Category: Político


Haciéndonos los pendejos

En este país “hacerse el pendejo” ha adquirido los ribetes de arte. La belleza con la que muchos “comunicadores” lo practican es verdaderamente admirable.

Cada vez que escuchamos a algún “comunicador” hablar de la “incapacidad manifiesta e histórica” de un partido que todos conocemos para “ponerse de acuerdo”, “para zanjar sus diferencias”, para “trabajar ordenada y disciplinadamente” entre otras muchas expresiones, cada una de lo más colorida y pendeja; no nos queda más que preguntarnos si será cierto que nadie se da cuenta de lo que esta pasando en ese partido.

¿Será verdad que nadie entiende que una de las “partes” se niega obstinadamente  a todo aquello que represente consulta con los organismos del partido o sus bases? ¿Sera que nadie entiende que solo evita ir a un referendo quien no tiene los votos?

¿Sera verdad que a alguien se le ha pasado el detalle de que todos los “mediadores” han tenido que advertir y confesar que una de las partes no está “en eso”? ¿Nadie advierte que el que cobró “a’lante” es un hombre de negocios que cumplirá su parte del acuerdo?

¿Habrá alguien que ignore las canonjías y beneficios que han obtenido los partidarios de la simpática corriente?

¿Sera cierto que alguien ignora o desconoce que “la tremenda corte” está compuesta por ex-funcionarios de un sector del partido de gobierno y miembros de la referida corriente? ¿Habrá quien sea tan inocente para esperar una decisión neutral de ese “tribunal”?

¿Habrá quien no se dé cuenta de que el gobierno actualmente funciona sin oposición política?

Entendemos perfectamente el respetable oficio de quien se hace el pendejo por paga. Por favor no se enojen pero entiendan que algunos aún no hemos cobrado.

Mientras tanto en el sector que representa la única posibilidad de oposición de importancia reina el desconcierto. Su situación no ha sido fácil pero es hora de que entiendan que el tiempo de las “decisiones históricas” ha llegado. Muchos se resisten a abandonar las célebres siglas y es comprensible pero alguien debe informarles que ya las perdieron. Quizás no definitivamente pero indudablemente por ahora. Sus opciones son pocas.

O integrarse a las siglas familiares de un cacique de antaño o apoyar al candidato que más fiera oposición está haciendo contra el líder detrás del velo. Esta última opción podría constituir una verdadera maquinaria opositora en un tiempo muy corto.

La batalla en los tribunales solo ha servido para que los jueces se revelen claramente como venales, corruptos y comprometidos con un sector; lo que no es malo, pues los ha invalidado e ilegitimado fuera de toda duda. Pero eso es para expedientes futuros. No sirve ahora.

Por lo pronto nosotros volveremos a nuestro obstinado y prolongado silencio y nos dedicaremos a hablar de temas más productivos, como lo bueno que esta el día para un sancocho…

…siempre y cuando no nos quieran seguir cogiendo de pendejos…

El domingo pasado tuvimos elecciones presidenciales. Anoche la Junta Central Electoral publicó sus resultados oficiales declarando ganador y presidente electo al Lic. Danilo Medina.

Según los “observadores” internacionales y los medios en sentido general, tuvimos elecciones limpias, transparentes, legítimas, justas y confiables.

Limpias porque no hubo arrestos generalizados en todo el país, porque no se arrestaron a más de diez generales retirados aliados al PRD, porque no se intentó arrestar a Guido Gómez en la avenida John F. Kennedy, porque no se arrestó a José A. Gómez, director del siglo 21 e hijo del periodista Guillermo Gómez, porque no se arrestó a la dirección política del PRD en pleno en Cotuí, porque no se tiroteó el vehículo del “Loco Fermín” en Santiago, porque no hubo centros de compras de cédulas masivas en todo el país, porque los medios no tomaron videos de estos centros de compras de cédulas, porque de haber sido cierto lo de los arrestos habría sido en violación a la ley electoral que prohíbe arrestos en el día de elecciones salvo en los casos de flagrancia.

Transparentes, porque no fue cierto que la JCE se dedicara a desacreditar al principal y único observador local válido: Participación Ciudadana. No fue cierto que los observadores fueran obstruidos en múltiples lugares, que se les impidiera estar en el proceso de escrutinio, que se les expulsara del centro de cómputos y que se les excluyera del proceso de elaboración del primer boletín. Tampoco es cierto que se expulsara a los delegados técnicos del PRD durante la elaboración del boletín número uno y es una fabulación que el presidente de la JCE se negara a recibir al PRD durante todo el día. Tampoco se cerró el canal 11, el periódico 7 días y el periódico el siglo 21.

Legítimas porque se dieron a la oposición las mismas oportunidades de ser escuchados, de presentar reclamos y de atender a esos reclamos que se dio a la oposición, porque no se dio apoyo militar a los centros de compras de cédulas, porque no es cierto que se instalara un centro de compra de cédulas frente al local del PRD en la avenida Jiménez Moya, porque no es cierto que estaba apoyado por una patrulla de la policía. Tampoco es cierto que dos helicópteros prestaran apoyo aéreo en Neyba en una acción de agresión a la oposición. Las tres mujeres heridas del PRD se dispararon ellas mismas.

Justas sobre todo, porque no hubo uso ni abuso del los recursos del Estado, porque no existen levantamientos de organismos independientes y observadores entre los que se encuentra Participación Ciudadana que comprobaron el abuso y es falso que la proporción en los medios fuera de 2-1, que la proporción en los afiches callejeros fuera de 10-1 en el gran Santo Domingo y 20-1 en el interior del país. Tampoco es cierto que se usaran las tarjetas solidaridad para beneficiar al candidato oficial y es una mentira que el periodista Huchi Lora pudiera comprobar el uso de la tarjeta de SENASA para beneficiarlo.

Confiables porque no es cierto que la JCE está compuesta por 5 jueces de los cuales 4 son del PLD, porque no actuaron de forma parcial y agresiva contra la oposición durante todo el proceso, porque no es cierto que continuaran el proceso de emisión de boletines aun cuando dos partidos minoritarios habían presentado un recurso, apegado a la ley electoral, que habría sido ignorado. Tampoco es cierto que el tribunal electoral, instancia contenciosa a la que pudiera acudir el PRD, es controlado por el PLD, al igual que la Suprema Corte de Justicia y el Tribunal Constitucional.

Porque de ser todo eso cierto, no podría hablarse ni de elecciones,  ni transparentes, ni legitimas, ni justas ni confiables.

Que conste.

El ratón: Amigo entrañable del queso

El 1996 fue un año de trascendental transición en la conformación de las principales fuerzas políticas en la República Dominicana.

Desde su formación, el PLD libró una lucha encarnizada, fratricida, a muerte, con el partido de donde nació: el PRD.

Para muchos resultaba incomprensible que un partido liberal como el PLD, durante toda la década de los 80’s enfilara sus cañones principalmente al PRD, otro partido liberal, en vez de hacerlo contra el PRSC, que encarnaba el conservadurismo.

Sin embargo, era lógico que así fuera, pues el PLD buscada conquistar el mismo mercado electoral que el PRD dominaba, por lo que antes que atacar al PRSC, cuyos partidarios no podría nunca tener, su blanco era el PRD, de donde salieron y cuyos partidarios eran ideológicamente más cercanos. El hecho de que muchas veces se convirtieran en “aliados naturales” del PRSC no les importaba mucho. Lo interesante es que se iba creando una afinidad que muchos años después daría su fruto.

En 1990 se dio el escenario que el PLD siempre soñó: el PLD desplazo al PRD al tercer lugar y aglutino el voto liberal. El fraude contra el PLD y Juan Bosch impidió que el PLD pudiera consolidar el voto liberal.

En 1994, José Francisco Peña Gómez reconquistó el voto liberal y el PLD volvió a ser relegado al tercer lugar. El fraude electoral grosero impidió a Peña Gómez llegar al poder pero abrió una oportunidad inesperada para el PLD: la reforma constitucional descartó la posibilidad de que Balaguer pudiera aspirar en las elecciones del 1996.

Es así como el PRD se perfila como virtual ganador de las elecciones del 1996. Peña Gómez queda solo en el escenario pero se crea un vacio que el PRD fue incapaz de evaluar en su debida proporción. Es allí cuando el PLD elige a un candidato joven, fresco, de hablar pausado, inteligente y que en mucho emula a Balaguer, por lo que comienza a recabar votantes entre los partidarios del PRSC.

Balaguer, temeroso de que Jacinto Peynado se convirtiera en el nuevo líder de su partido y lo desplazara, prefirió apoyar al PLD y su candidato, en el entendido de que le resultaría más fácil “recobrar” esos votos del PLD.

El PLD toma entonces la decisión más difícil e inteligente de su historia: se convierte en el partido conservador. Era una verdadera genialidad política. Conquistar a los liberales era una tarea hercúlea, ciclópea. Quitarle al PRD el segmento liberal, siendo el PRD un partido histórico y paradigmático era casi imposible.

Por otro lado, absorber al sector conservador, que además no era propiamente fiel al PRSC tanto como lo era de la política clientelista del mismo sería fácil desde el poder. A esto se agregaba la ventaja de que el segmento conservador siempre fue ligeramente superior al liberal, pues la sociedad Dominicana es una sociedad conservadora. Agregar a los conservadores, el pequeño segmento liberal del PLD daría una mayoría. Es así como el PLD se alza con las elecciones del 1996.

El PLD llega al poder con una consciencia clara de sus objetivos: afianzarse entre los conservadores haciendo un gobierno conservador. A pesar de que esta continuidad del gobierno conservador les llevaría a perder las elecciones en el 2000, enfrentados a Balaguer por la recuperación de su gente, no era una mala decisión.

Leonel Fernández lo dijo bien en aquella frase criptica: “quienes no entendieron porque perdimos las elecciones del 2000, tampoco entendieron porque ganamos las del 1996”.

A partir del 2000 y sobre todo luego de la muerte de Balaguer, el PLD defenestró y efectivamente liquidó al PRSC. Es natural que así fuera pues el crecimiento del PRSC significaría el decrecimiento del PLD. Al haberse nutrido del PRSC ambos partidos son vasos comunicantes. Cualquier candidatura fuerte del PRSC afectaría al PLD.

Eso explica la actuación del PRSC en estas elecciones. Solo un PRSC prácticamente anulado podría garantizarle una oportunidad al PLD.

En estas elecciones se termina de liquidar el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) La única oportunidad que tiene el PRSC de sobrevivir es que las elecciones de hoy las gane el PRD y por eso muchos reformistas han apoyado al PRD.

El PRD no puede aspirar al segmento conservador que reivindica el PRSC. El PRD se beneficia de un PRSC fuerte, pues reduce a su enemigo más peligroso: el PLD.

En un posible gobierno del PRD se puede esperar que se apoye políticamente un PRSC independiente y fuerte, pues políticamente le conviene. Precisamente lo contrario es cierto con relación al PLD.

Quien piense que el PLD es “amigo del PRSC” tiene razón. El PLD es amigo entrañable del PRSC.

Como el ratón amigo del queso.

“The fog of war” (Niebla de guerra)

Semanas antes de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos en el 2008 la “niebla de guerra” era espesa y el ambiente confuso, caldeado y contaminado.  Los incidentes que son tan comunes a los últimos días de las campañas electorales se habían sucedido con vertiginosa frecuencia. A pesar de toda esa confusión, en aquella ocasión afirmamos que Obama ganaría las elecciones de forma avasallante.

Se hablaba sobre si Obama conseguiría los 270 votos electorales para ser electo presidente. Nosotros dijimos que ganaría con más de 300. Afirmamos inclusive lo que en el momento parecía muy arriesgado. Que probablemente conseguiría más de 350. (Obama gano las elecciones con 365 votos electorales)

Cuando se cuenta con los instrumentos no es tan difícil hacer pronósticos. El problema con la política Dominicana es que es casi imposible vislumbrar a través de la “niebla de guerra” ¿Cómo hacer pronósticos en un país sin encuestas confiables, clientelismo enfermizo ,manipulación y politización burda de las instancias electorales, transfuguismo y una corrupción aberrante, rampante, descarnada y descarada?

El problema no es que se tengan preferencias, pues es imposible que no sea así. Es cierto que en algo debe influir el no poder abstraerse de la degradación dramática de las seguridades y libertades públicas, de los escándalos de corrupción, del panorama de retroceso y de ver como nuestro país se corrompe al mismo ritmo que se hunde en el fango de la ignorancia.

Eso se equilibra recordando el porcentaje importante de la población que se ha comprometido por medio de la formidable red de estructuras clientelares que garantizan al oficialismo una significativa base electoral. La deliberada erradicación del Partido Reformista ha contribuido asimismo a contrarrestar el repudio generalizado y a crear una polarización cuando las cosas podrían estar decididamente de un solo lado.

A pesar de todo, la situación es compleja para el oficialismo. Los sucesivos escándalos, el pobre  manejo de los mismos, las reacciones exageradas, el permitir que el PRD imponga la agenda, los grupos independientes de intelectuales que han formado frentes e inclusive la avalancha de “tránsfugas usuales” que se alinean con el PRD transmiten un mensaje claro: se percibe que la oposición ganará.

Si las elecciones se realizaran el día de hoy ganaría el PRD con más de 5% en el territorio nacional y con mas de 20% en el exterior. Pero las elecciones no son hoy y debemos esperar que en las próximas semanas habrá compras de cedulas, dislocados, muertos votantes, campañas rastreras y un demencial abuso de los recursos del Estado como nunca habíamos visto y en este país es mucho decir.

A pesar de todo, la bruma sigue siendo espesa…

El “Beau ideal”

Los últimos meses han sido de reflexión, de contemplación silente de una realidad tan cruda como elocuente: podredumbre, corrupción, indolencia, desprecio por la dignidad de los más pequeños y ensanchamiento de las inmensamente diversas “brechas” de nuestro tiempo…

No ha sido “madurez” ni indolencia, no se ha perdido el “beau ideal”…No nos hemos puesto viejos…

Ante la tentación de entregarse a los sentimientos de orfandad, desamparo, indefensión y abandono, desde el abismo más profundo, es cuando debemos sacudirnos y asirnos a los principios heredados…

Los principios fundamentales son inmutables. De lo que se trata es de las interpretaciones, derivaciones y corolarios de los mismos que son tantas veces sorprendentemente circunstanciales y acomodaticios, manejados por los políticos y por los Estados para sus propios fines…

Lo que hemos visto en la pasada semana y lo que veremos, sin duda, en las semanas por venir, acrecentará ese sentimiento y esa convicción de que quedan pocas esperanzas… Los “famosos cables” desnudarán a muchos y tumbarán a algunos de los pocos santos que quedan en los altares. Y a pesar de todo… es bueno!

Es bueno porque nos ayudará a acelerar ese despertar; esa concienciación de la necesidad de un cambio esencial que arrastre lideres, instituciones, costumbres, ideas, prejuicios y ataduras, así como la inmundicia acumulada por décadas de opresión y autoritarismo…

Es bueno porque permitirá que los nuevos líderes surjan de entre la bruma, porque alcanzaremos “la masa crítica”…

Es bueno porque será el inicio de una nueva revolución: no de sangre, ni guerra, ni violencia, ni opresión, ni disturbios, ni revueltas, sin disparos y sin pólvora, sin sufrimiento más allá del que genera el cambio mismo y la destrucción de los paradigmas…porque será el inicio de la revolución de la conciencia, que como represa liberada de pronto arrastrara todo a su paso y nos arropara a todos en los halitos de una nueva era… ninguna fuerza humana podrá evitarlo…

 “No te des por vencido, ni aun vencido, no te sientas esclavo, ni aun esclavo;  trémulo de pavor, piénsate bravo,  y arremete feroz, ya mal herido” Facundo Cabral.

 “Hay una cosa más poderosa que todos los ejércitos del mundo, y es la idea a la que le ha llegado su hora” Víctor Hugo

Probando lo imposible

Uno de los aspectos fundamentales en derecho siempre ha sido la prueba.

Desde tiempos antiquísimos el régimen de la prueba recibió tratamiento especial y es por eso que ya en el derecho romano y en la ley judía se dedico mucho tiempo y espacio a la consideración del mismo.

A la hora de probar un hecho en derecho, poco importan los hechos; lo importante es lo que puede probarse.

Sin ánimo de tomar partido y en el ámbito del análisis de la recientemente pasada convención del Partido Revolucionario Dominicano entendemos que algunas cosas resultaran difíciles de explicar:

El equipo de una de las partes se quejo días antes de la convención de la supuesta inclusión de miles de peledeistas en el padrón. Como consecuencia se permitió que pudieran objetarlos en las mesas. Cabria preguntarse.

¿Por qué solo objetaron dos mil votantes cuando alegan que votaron más de 200,000 peledeistas, en unas elecciones de cerca de un millón de votantes?

¿Por qué no crearon un padrón a su gusto y conveniencia en los dos años que han tenido en la dirección del partido?

¿No es cierto que con ese mismo padrón semi-abierto ganaron las últimas dos convenciones?

El mismo equipo se quejó de la extensión de los horarios de votación por una hora.

¿Por qué no se quejaron de eso a las 8 de la noche, cuando dieron la rueda de prensa en la que daban a conocer los resultados de su encuesta a boca de urna?

¿Objetaron ellos esa decisión cuando ocurrió?

¿Es inusual extender los horarios de votación cuando los centros de votación están atestados de votantes?

¿Se acostumbra a dejar sin votar a miles de votantes cuando llega “la hora de cerrar”?

El mismo equipo, a las 8 de la noche, con caras sombrias, sonrisas forzadas y en violación al pacto firmado dos días antes, daba los resultados de sus encuestas a boca de urna que los “daba ganadores con un amplio margen”.

¿No tenían ellos los resultados de las actas en ese momento?  ¿Por qué decir que ganaban si sabían que perdían? El porqué de la derrota podría no ser evidente en ese momento para ellos y podrían tardar más tiempo en “descubrirlo”, pero los datos debían ser evidentes para ellos en ese momento.

Muestran sorpresa de la cantidad de votantes y sin embargo el país entero vio como los centros de votación estuvieron llenos todo el día. Al PLD le cuesta llevar grandes cantidades de votantes a su propia convención.

¿Está el PLD realmente en capacidad de llevar “cientos de miles” de votantes a una convención ajena, con toda la logística que esto implica, sin que sin que resulte evidente para periodistas, delegados y público en general?

¿Eran ninjas?

¿No se han dado cuenta de que si restamos 200,000 votos aun es cerca del doble de la convención anterior?

No se puede hacer algo para lo que no se tiene calidad y luego adquirir la calidad como si el acto ilegitimo se subsanara “a posteriori”. Si el presidente del partido estaba en licencia no tenia calidad para convocar a la comisión política y cualquier decisión de la misma seria nula. La comisión política no tiene calidad para interpelar a la comisión organizadora, soberana sobre las decisiones contenciosas en el curso del proceso. La comisión organizadora se ha negado a dar información alguna al órgano que entienden que ilegítimamente se las pide.

Si finalmente y a pesar de todo el equipo de Miguel Vargas fuera capaz de probar que en efecto votaron 250,000 votantes del PLD les quedaría algo por probar de forma absolutamente cierta y sin ningún género de duda:

¿Por quién votaron?

Se trata de probar lo imposible…

¿Necesita Haití de un dictador?

El día de ayer llego a Haiti, luego de un exilio de 25 años, Jean Claude Duvalier. El dictador, hijo del anterior dictador François Duvalier.

"Baby Doc" Duvalier

Duvalier llego a Haití “sorpresivamente”, con un pasaporte diplomático otorgado por el presidente Rene Preval y escoltado por las fuerzas de seguridad de la ONU. Resulta difícil explicar el elemento “sorpresa” ante tales circunstancias.

Haití ha estado sumido en el caos de un verdadero Estado fallido por décadas. Bandas armadas controlan amplios territorios, ejecutan y asesinan a mansalva, roban ayudas y alimentos destinados a los mas pobres y proveen cobertura a los grandes carteles de droga.

La clase alta haitiana ha traicionado al pueblo haitiano enriqueciéndose de forma obscena a costa de la misma sangre del pueblo haitiano, robándoselo todo y convirtiendo en negocios personales toda oportunidad de desarrollo para el pueblo.

Los haitianos de abajo no tienen nada. En Haití no hay educación, no hay comida, no hay trabajo, no hay seguridad social, no hay seguridad publica, no hay instituciones. La indolencia es insoportable, insultante, horrorosa.

Los organismos internacionales se niegan a invertir en Haití porque todas las iniciativas terminan en los bolsillos de algún oligarca haitiano.

La democracia en Haití es un concepto que nadie entiende. La participación en las elecciones es mínima y nadie cree en nada. Nadie ejerce ningún derecho fundamental o político porque nadie los tiene.

En este contexto, nos preguntamos: ¿Necesita Haití de un dictador?

Y lo respondemos de esta forma: ¿Si a los haitianos les preguntaran si estarían dispuestos a “entregar” unos derechos políticos y fundamentales que hoy no tienen y nunca han tenido a cambio de la organización del Estado Haitiano, la creación de instituciones, la seguridad publica, la eliminación de las bandas criminales, educación, alimentación, inversión e implementación de las iniciativas y ayudas de organismos internacionales y el desarrollo económico del país, que responderían?

Yo opino lo mismo.

Una de las piezas fundamentales de una nación es el respeto que los ciudadanos tienen por las leyes y normas que rigen el aparato social de la misma. Uno de los problemas fundamentales de nuestra nación es la falta de educadores con los niveles técnicos requeridos para transmitir conocimiento. Muchos carecen hasta de los niveles requeridos para entender los contenidos que están supuestos a enseñar.

Y a pesar del drama que significa tener a un maestro que no domine los contenidos que esta llamado a enseñar, hay algo que nos preocupa más aun. El maestro, más que transmisor de conocimiento, es formador. El maestro debe ser un ejemplo. Debe ser un modelo de acciones cívicas, de respeto a las normas, de comportamiento publico, de modales y de respeto a las leyes.

¿Qué puede esperar una nación de formadores delincuentes?

Quien viola la ley delinque y quien delinque de forma habitual es un delincuente. El ministro de educación es un delincuente.

En el caso de los estudiantes acusados de pasar las pruebas nacionales de forma fraudulenta, se condeno a todos los estudiantes que tuvieron un patrón de respuestas correctas e incorrectas. Era imposible saber quienes eran culpables y quienes inocentes. Este sistema garantizaba que por lo menos algunos inocentes fueran sancionados.

Esta medida era manifiestamente ilegal e inconstitucional. No se puede condenar sin que haya una acción punible que pueda ser individualizada y atribuible directamente al imputado. Pero  se prefirió sancionar a algunos inocentes antes que dejar escapar a los culpables. Cuando los tribunales fallaron en contra del ministerio de educación el ejemplo fue desacatar las sentencias de los tribunales.

Hace algún tiempo, cuando se reclamaba el 4% del PIB que la ley establece para educación, el ministro dijo que el ni sabría que hacer con todo ese dinero. El ministro parece creer que la ley es opcional (Y desconocer el concepto de renuncia)

Ya en los últimos días en un intento de divertir la atención del encendido debate sobre el 4% para la educación, el ministro anuncia un cambio curricular y de los textos, sin la sanción del consejo de educación. Una violación más a la ley. Ante el escándalo solo responde: Todo seguirá según lo planeado.

¿Puede avanzar un país  de formadores delincuentes?

Si es esclavo, indolente y servil…

Debemos reconocer que somos de los que se preguntan, desde hace tiempo, que es lo que ha pasado con el legendario coraje del dominicano. Nos preguntamos como es que hemos llegado al humillante servilismo, a la aceptación degradante, a la indolencia ruin, a la conformidad indolente y hasta a ver con buenos ojos la adulación y la miserable lisonja…

Nuestra nación se erigió sobre el pedestal glorioso de la sangre de hombres viriles, desinteresados, consagrados y nobles. De un Duarte que dio vida, propiedades y honor por la causa; de un Sánchez que se honró y nos honró con ese “yo soy la bandera nacional”; que soportó erguido, herido de muerte, la descarga de los infames fusiles traidores; de la gloriosa espada de Duvergé y Luperón y de la sangre heroica, generosamente derramada por las Mirabal, Estrella Sadhala, Amado García, Manolo, Fernández Domínguez, Caamaño y tantos otros héroes que se ha tragado el silencio y la desidia, la apatía y la pereza…

Corromperse y entregarse, ceder y capitular, rendirse, someterse, perder el aliento ante la visión de un adversario formidable no es a lo que estamos llamados… no es al desanimo y al desaliento a lo que estamos llamados…es a la no negociación sobre los principios, es a la posición digna, noble, impertérrita, firme, viril, estoica, es a vencer o a morir intentándolo, es a morir de pie antes que vivir de rodillas…

Aun quedan algunos dispuestos a esa lucha, pero no deja de entristecernos profundamente cada vez que perdemos alguno…

Las palabras proféticas de Prud’Homme resuenan estridentemente en nuestros oídos y nos desconciertan…

…Si la llama que inspira la entrega heroica y desinteresada por la patria no crece en nuestros pechos, pronto seremos indignos de la libertad…

Ningún pueblo ser libre merece…

Recientemente volví a enseñar y con todo el tiempo que había pasado desde la última vez se me habían olvidado algunas cosas. Todas las mañanas me toca cantar el Himno Nacional, sí, me toca cantar el Himno, pero ya no tiene el mismo significado.

Cada vez que veo a l@s nin@s entonarlo no puedo evitar pensar si, como yo cuando pequeño, no comprenden las palabras del mismo. ¿Entenderán ellos, lo que significa esa cuasi profecía del autor? “Ningún pueblo ser libre merece si es esclavo indolente y servil”

“si en su pecho la llama no crece, que templó el heroísmo viril”…escuchar esas palabras me hace sentir una impotencia, una vergüenza que nunca hasta ahora había sentido. Es que nos hemos constituido en una nación que no merece ser libre; hemos dejado que todo el mundo nos convierta en sus esclavos (desde el oficial de la AMET hasta impuestos internos), hemos decidido ser serviles ante los corruptos, hemos permitido que el delincuente, común y de cuello blanco, se adueñe del país…definitivamente la llama no crece…

Hace unos días el presidente de la Junta Central Electoral emitió unas sorpresivas declaraciones, con motivo de las denunciadas compras masivas de cedulas: “Yo creo que en este país no ha habido nunca compra de cedulas, no se ha sometido ni condenado a nadie por ese delito, que es penal…”

Es cierto que el derecho se trata más de lo que se puede probar en los tribunales que de lo que es la realidad. También es cierto, sin embargo, que la Junta Central Electoral es un tribunal político tanto o más que uno electoral y de derecho.

Declaraciones que rayan en la torpeza y la estupidez no transmiten la tranquilidad que se espera transmita un árbitro en un proceso. Si a eso agregamos las increíblemente inapropiadas declaraciones de que “el PRD se puede arrepentir de sus denuncias” nos queda un mal sabor en la boca…la imparcialidad de la Junta está comprometida…

La práctica de compra de cedulas es vieja, innegable, insistente y consuetudinaria…En el último proceso electoral se arrestaron a varias personas por compra de cedulas a las que se ocuparon cientos de cedulas. Si no hubo sometimientos ni condenas solo la Junta es responsable.

La Junta “ignora” que el gobierno abuse de los recursos del Estado… “suspende los programas sociales” a cinco días de las elecciones pero hace la suspensión efectiva al ultimo día de campaña… “Acepta la inhibición” de un juez que debió ser destituido sumariamente… “ignora” los reportajes, videos y testimonios que dan cuenta de lo que está sucediendo…

La Junta “ignora” los camiones del plan social, muchos de los cuales pasan por el mismo frente de su sede, los de la lotería, los de los comedores económicos, las cajas y los electrodomésticos, las papeletas y el descaro…

La población está hastiada del abuso. Si el descontento y la frustración se expresa en las urnas y se permite luego que se burle la voluntad popular por medio de un fraude burdo, de compra de conciencia y de funcionarios electorales y la Junta se cruza de brazos y lo permite podríamos finalmente llegar este Domingo a lo que muchos intentamos evitar…

Con cierta frecuencia nos encontramos refiriéndonos al peligroso camino que han ido tomando las cosas en nuestro país, sobre todo en los últimos años…un camino que a veces parece ser el de una dictadura…

Control mediático expresado por la compra de periodistas por medio de publicidad colocada en sus programas, canonjías y puestos públicos, la inversión vergonzante en publicidad, el control de los periódicos por medio de costosísimas y frecuentísimas publicaciones, los intentos por desacreditar, interferir las señales, aterrorizar a los patrocinadores y hasta atentar contra la vida de los periodistas adversos o independientes, la manipulación mediática, el control y adulteración de la información, el ocultamiento de información, la difusión de información falsa de forma deliberada, el  cierre de canales opuestos, la presión a los grupos empresariales por medio del uso coercitivo y cuasi terrorista de los órganos tributarios, la violenta represión policial a marchas y manifestaciones de protesta pacífica, la organización y retribución a facinerosos para que agredan a grupos que protestan pacíficamente, las ejecuciones extrajudiciales, el desacato a decisiones judiciales, las presiones al poder judicial, las sentencia- abortos que se han conseguido para apañar actos de corrupción, La ilegal intervención y espionaje telefónico de líderes de la oposición política, el culto a la personalidad, la violación consuetudinaria a la constitución y las leyes, el irrespeto al congreso, la prevaricación, el cohecho, el tráfico de influencias, el nepotismo, las afiliaciones con el crimen organizado, la institucionalización de la corruptela, el robo descarado y escandaloso…

Es así como debemos admitir con tristeza y consternación que no vamos camino a una dictadura. Ya estamos en una. ¿Benevolente? Quizás. Gran parte de las peores dictaduras comienzan de esa forma…incluyendo la más cruel que nuestro país ha vivido…

Hemos jugado mucho con cosas serias, hemos perdido mucho el tiempo, nos hemos divertido con iniciativas inútiles e infructíferas y hemos dejado pasar lo inadmisible…

Este 16 de mayo quizás haya oportunidad de un giro…no es cierto que no hayan opciones honorables. Las hay…

Los que se queden en casa y los que decidan anular su voto pueden tener una certeza: cuando el último haz de luz se extinga, cuando la noche termine por arroparnos y el temor se convierta en terror y la pereza se torne en lamento, cuando sea demasiado tarde, la desesperación nos colme y lloremos por lo perdido, podrán contar con ninguno…

Link a “Camino a la dictadura I”…

Ninguno es fácil… ¿Ninguno?

Ya anteriormente nos hemos referido a lo improcedente, desacertado y riesgoso del voto por “ninguno”.

Los promotores de la iniciativa del “voto por ninguno” han desaprovechado la oportunidad de participar en un proyecto mucho más interesante, innovador y fructífero que exige mucho trabajo pero que es más digno de jóvenes a los que les importa su país.

En vez de la iniciativa fracasada, presuntuosa, prepotente, cómoda, perezosa y plagiada del “voto por ninguno” lo interesante sería ver una propuesta, basada en el estudio del historial político, personal, familiar, social y moral de los candidatos, sin importar el partido, para endosarlos como “candidatos de la nueva generación”…

Luego de analizar a los candidatos se presentaría una propuesta pública de endoso a estos candidatos. El potencial de este proyecto es enorme. Podría eventualmente llegar a ser una guía. Esos grupos juveniles, que ya tienen una trayectoria y reputación positiva por su participación en la defensa del medio ambiente y del país podrían llegar a tener verdadero poder político, una auténtica participación en el proceso político.

Tenemos que ir mas allá, debemos tener ideas frescas. La política no puede, para nosotros los jóvenes, ser lo mismo que ha sido hasta ahora. No puede ser política de funditas, de ayuditas, de chequecitos, de ser “la esperanza de la gente”. Debemos hacer una política de ideas innovadoras, revolucionarias. Debemos liberarnos de lo que nos dan los medios comprados por los intereses.

Debemos empezar a identificar nuestros intereses. Debemos presentar propuestas concretas.

Es una vergüenza y una irresponsabilidad proponer votar por ninguno en circunscripciones donde hay candidatos valiosísimos.

Es completamente legítimo decir “no apoyamos ningún candidato” donde no los haya de valor, pero hacerlo donde los hay es mas que una cobardía política, es una traición…

…así no se hace política…así no se hace patria…

Hace algunas semanas la Junta Central Electoral rechazó la candidatura del general retirado Bernardo Santana Páez. Una vez conocida la noticia, el general retirado presentó un recurso de oposición que también fue rechazado.

Unos días después Santana Páez elevó un recurso de amparo que eventualmente le favoreció.

La Junta Central Electoral anunció que recurriría el fallo de amparo ante la Suprema Corte de Justicia. La pregunta parece ser: ¿Qué pasará?

La Suprema Corte de Justicia, sin lugar a dudas, fallara favoreciendo a la Junta Central Electoral. ¿Por qué? Por una serie de razones. A nuestro entender las principales son:

Argumento procedimental del amparo: El amparo no es un recurso admisible contra decisiones jurisdiccionales, es decir, contra decisiones emanadas de otros tribunales. La Junta Central Electoral es un órgano jurisdiccional en materia electoral y por lo tanto sus decisiones no son susceptibles de recurso de amparo.

Argumento procedimental electoral: Las decisiones tomadas por la Junta Central Electoral no son objeto de ningún recurso fuera del ámbito del mismo organismo. Se ha argumentado que en circunstancias especiales podrían ser revisadas por el tribunal supremo (O por el tribunal constitucional una vez sea formado) Sin embargo, la jurisprudencia ha sido constante en rechazar recursos contra decisiones del tribunal electoral.

Argumento de nulidad del recurso: Existe un legítimo cuestionamiento sobre el interés del recurso presentado por el general. La candidatura de Santana Páez fue presentada por la coalición      PLD-PRSC. Cuando se rechazó el recurso de oposición, los referidos partidos presentaron una candidata alternativa, implícitamente aceptando la decisión, efectivamente privando de interés y de hecho anulando las posteriores acciones de Santana Páez.

Es bueno aclarar que nunca se negó el derecho. Lo que se ha cuestionado es la oportunidad del reclamo del mismo.

La pregunta final es ¿Puede ejercerse un derecho en todo momento y aun sin consideraciones a los posibles daños a los derechos de la comunidad?

“Proteger” el derecho a “elegir y ser elegido” ampliaría peligrosamente el ámbito del recurso de amparo, violaría la independencia de la Junta Central Electoral y desconocería los derechos ya adquiridos por la nueva candidata inscrita.

“Proteger” el derecho a “elegir y ser elegido” aun después de cumplidos todos los plazos legales –necesarios para el proceso- solo vulneraría y comprometería la integridad del proceso electoral, creando un peligroso precedente.

 ¿Qué impediría posteriores inscripciones de última hora con el objetivo deliberado de abortar procesos electorales?

 Los derechos políticos y aun los derechos humanos fundamentales pueden ejercerse siempre que no atenten contra los derechos y el bienestar de la comunidad. Los derechos comunitarios tienen precedencia sobre los derechos individuales.

Hace unos días el presidente del senado de la república, en alusión al ya tristemente célebre barrilito, uso los términos “legal, legitimo y absolutamente transparente”…No es legal, no es legítimo y no es mínimamente transparente…

No es legal, porque violaba el artículo 100 de la constitución anterior y viola el 39 numeral 1 de la nueva constitución…

La transparencia consiste en entregar a una persona un cheque correspondiente a decenas de “beneficiarios” para que esa persona lo reparta directamente. Ya olvidamos el PEME, los miles de cedulas inventadas y otras cosas de las que no queremos acordarnos…

Pero lo que manifiestamente es el barrilito, es ilegítimo. Entendemos que quienes se dedican a lo más sucio de la política y a practicar consuetudinariamente el “todo vale” confundan lo legal, con lo políticamente conveniente y lo legitimo, conceptos diferentes y con frecuencia incompatibles.

Lo legítimo es siempre justo, lo justo es siempre legítimo. Lo legal no siempre es legítimo ni justo.

Un funcionario electo legal y legítimamente puede dejar de ser legítimo desde que pierde el apoyo de la mayoría de la población. No por eso deja de ser legal.

¿Es legítimo un funcionario electo por medio del abuso de los recursos del Estado? ¿Es legítimo un funcionario que viola la ley y la constitución que juró defender? ¿Es legítimo un funcionario que encubre crímenes contra el Estado? ¿Es legítimo un funcionario, aun electo legalmente, cuando incurre en prevaricación, soborno,  cohecho, presión, coacción, tráfico de influencias, manipulación clientelista, abuso de poder y otros actos reprochables?

¿Es legítimo que un funcionario legislativo, cuya función es gestionar leyes y fiscalizar a los demás poderes se dedique a “labores sociales”, por demás carentes de toda transparencia y propias del ejecutivo?

¿Es legitimo que un legislador se atreva a decir que aprobó un contrato sin leerlo? ¿Qué se dedique a repartir dadivas humillantes en los barrios en vez de legislar y fiscalizar?

Maldito el pueblo en el que todos quieren ser cabezas, en el que todos buscan el protagonismo, en el que todos buscan la ventaja y nadie se interesa por el bien común y por hacer el trabajo que les corresponde…

Maldito el pueblo esclavo, indolente, servil,…que rinde culto a lo foráneo y donde nadie se interesa por lo genuinamente legitimo…

El tránsfuga

En momentos en los que el transfuguismo se ha hecho habitual, no es impertinente aportar algunas ideas y puntualizaciones al tema.

La palabra siempre ha sonado fea y es lógico. Siempre se ha asociado a las peores lacras sociales, a los peores intereses, a la traición y a la falta de principios.

La real academia de la lengua define tránsfuga como la persona que “pasa de una ideología o colectividad a otra”; como “la persona que con un cargo público no abandona este al separarse del partido que lo presentó como candidato” y finalmente como el “militar que cambia de bando en tiempo de conflicto”.

Pero, ¿Es siempre criticable el transfuguismo? ¿Es siempre condenable? ¿Es siempre lo mismo? No. No lo creemos. No terminamos de abandonar la perversa costumbre de simplificarlo todo como una papilla oligofrénica más fácil de digerir para el pueblo. Es así como lo tratan los medios en un torpe afán de parecer “neutrales” cuando evidentemente no lo son.  

Lo criticable no es que una persona cambie de ideología. Lo criticable es que lo haga por razones que no sean de conciencia. Lo criticable no es que alguien no renuncie a una diputación, senaduría o alcaldía luego de cambiar de partido. Lo criticable es que aun pensemos que los representantes se deben a los partidos y no a la ciudadanía que lo elige. Lo criticable no es que un militar cambie de bando en medio de un conflicto. Lo criticable es que un militar en medio de un conflicto, y habiéndose dado cuenta de que su lado no tiene el derecho, la razón y la justicia, no lo haga.

De lo que se trata es de honor, de responsabilidad, de conciencia. Valores que parecen haber pasado de moda.

John F. Kennedy, en su obra “rasgos de valor” (“Profiles in courage”) hace una antología de políticos que tomaron decisiones heroicas, contra la marea y muchas veces al costo de sus carreras políticas. Podrían llamarse tránsfugas.

Lo criticable no es que se vaya, es que quien se vaya lo haga por dinero, o por un cargo, o por una prebenda. Que se venda…que venda su conciencia…

No es criticable y nunca lo será quien en medio de la contienda política cambia de lado por defender su honor, o el honor de su familia, o la razón, o el derecho, o la justicia…

Eso, lejos de ser “alta traición”, es patriotismo…

¿Alguien dice Narco-Estado?


Hace unos años y a propósito de incidentes escandalosos, alguien declaró que nos encontrábamos ante un Narco Estado…

A más de 6 años de la “liberación” nos provoca recordar algunos hechos, porque la memoria es traicionera…

Lo de Quirino pasó en este gobierno. Con Margaritas y muebles y generales puestos en retiro y grabaciones extraviadas y supuestas solicitudes de extradición.

Las trazas o vuelos no registrados, según el departamento de Estado de los Estados Unidos se han centuplicado precisamente en los últimos seis años.

Y el aeródromo alias “autovía del este” famosa ya por las avionetas que aterrizan y posteriormente se incineran también se ha instaurado en este gobierno.

Lo de Paya pasó en este gobierno. Ejecuciones sumarias y drogas y dinero perdido y militares involucrados a borbotones y Marina de Guerra desacreditada, sin cuerpo del delito y proceso contaminado.

El colombiano, testigo clave de la fiscalía en el proceso Paya, bebió forzosamente un cóctel de vidrio en una cárcel dominicana, a pesar de haber advertido que lo matarían.

Las francesas, condenadas por posesión de 6 kilos de heroína, fueron indultadas en este gobierno, por demás ya acostumbrado a indultar delincuentes.

¿Figueroa Agosto y Sobeida? En este gobierno. Y en este gobierno se escaparon ambos. Y en este gobierno se ejecutó, a plena luz del día y en un barrio de clase alta, al coronel, testigo clave del caso, dos días antes de su cita en la fiscalía.

Y fue con el jefe de operaciones del DNCD que se reunió el coronel muerto media hora antes de morir. Y otro coronel del DNCD el que intentó sacar efectos personales del apartamento del coronel muerto minutos después de su muerte, con el cuerpo aun dentro del vehículo.

Es en este gobierno que se ha dado la más grande crisis de lavado de activos de nuestra historia.

Es en este gobierno que ya no queda un militar del que no se dude y en el que la narco criminalidad se ha hecho insoportable y en el que las ejecuciones y los kilos y la sangre ya no logran fruncir un ceño…

¿Alguien dice Narco Estado?

El juez temeroso…

La atribución de impartir justicia es divina. Una atribución que los hombres aceptaron con reverencia desde el inicio de los tiempos en el entendido de que era de la más alta dignidad y eminencia. El juez solo responde a su conciencia y a Dios…

En las sociedades, históricamente, los jueces tuvieron siempre papeles centrales. Muchas veces su soberanía y poder rivalizó con la de los reyes y gobernantes.

Desde la Grecia y la Roma antiguas los jueces fueron parte de la estructura fundamental de la sociedad. Los judíos fueron gobernados por “jueces”, delegados directos de Dios. Los reyes fueron los jueces por excelencia. La decisión “salomónica” es célebre y la vida de San Pablo se preservó por un “Apelo al César”, juez supremo del imperio romano.

La fortaleza de una sociedad y su nivel institucional pueden definirse en gran medida por el poder e independencia de sus jueces. En las sociedades más avanzadas institucionalmente aun los presidentes y primeros ministros les temen.

El juez es una figura magna, soberbia, regia, majestuosa.

En la República Dominicana los jueces siempre fueron peones al servicio del poder. La profusión de procesos viciados por manejos e influencias políticas es tal, que no vale la pena tratar de enumerarlos. No han sido más que títeres ridículos, torpes y serviles.

A partir de la reforma constitucional del 1994, con la creación del Consejo Nacional de la Magistratura y la carrera judicial subsecuente, el papel de los jueces, su dignidad y sus actuaciones mejoraron sustancialmente.

A pesar de ese avance, en los últimos años, la progresiva politización y mediatización del ministerio público, el auge del trafico de drogas, la necesidad del gobierno de divertir la atención hacia temas más favorables y escurrir el bulto conjuntamente con una Suprema Corte de Justicia decrépita, cobarde, irresponsable y cómplice del gobierno más corrupto de nuestra historia han contribuido a dañar considerablemente el sistema y a perder en pocos años lo logrado en casi una década de evolución positiva.

Lo que en un momento se vislumbró como un futuro promisorio para la judicatura se ha convertido en una vergüenza. Jueces cobardes e irresponsables que ven su carrera como un simple empleo y que temen tomar decisiones por temor a la opinión pública y a las repercusiones de sus decisiones, aun sean justas y legales, si no son políticamente convenientes.

Es por eso que un Ministerio Publico considerablemente politizado, mediático y desconsiderado se atreve a presentar expedientes carentes de toda base para luego tener la audacia, el atrevimiento y la osadía de cuestionar las decisiones de los jueces.

Si los jueces no detienen las acusaciones y solicitudes de medidas de coerción sin fundamentos de un Ministerio Publico irresponsable. Si siguen otorgando medidas de coerción y dando sentencias por presiones mediáticas y aceptando inadmisibles presiones, pronto tendremos de que lamentarnos.

La cobardía de nuestros jueces es hoy una de las principales amenazas a nuestro sistema de libertades…

Neo-pseudo-Anarquía

La anarquía, como teoría política-filosófica, es atractiva e interesante. En la práctica, pocas veces se ha visto. Nunca en comunidades extensas.

La anarquía no plantea desorden, como falsamente se cree, quizás por el abuso que los medios, por ignorancia o mala intención, han hecho del término. La anarquía más bien plantea autorregulación, autogobierno, gobierno autónomo, pero ordenado. Es sumamente difícil lograr hacerlo funcionar y en comunidades grandes, prácticamente imposible.

Pero hoy no nos queremos referir a la anarquía, sino a lo que con frecuencia llamamos anarquía, que es más bien una forma de pseudo-anarquía. Como se podrá suponer ya, la seudo-anarquía es todo aquello que conocemos como anarquía, lo que hemos entendido siempre como anarquía: el desorden, el caos, la ausencia total de autoridad, la indefensión, la falta de ordenamiento jurídico, la ley de la selva o del más fuerte…

Lo que llamamos democracia hoy en día, en mucho se parece a la seudo-anarquía.
Nuestro llamado, nuestra misión como jóvenes y nuestra meta no debe ser la destrucción del Estado y de sus instituciones, sino mas bien el fortalecimiento de las mismas.

Nuestra misión es mejorar el Estado para llegar a vivir una verdadera democracia, participativa, justa, igualitaria, proporcionada, cargada de oportunidades basadas solo en capacidades y aptitudes, una sociedad verdaderamente democrática. Una sociedad ideal. Nuestro llamado es a la creación de una sociedad ideal, no a la destrucción de la misma.

Es por eso que nos oponemos a iniciativas que tiendan a la destrucción del Estado o al debilitamiento de sus instituciones. Rechazamos la reelección, rechazamos la imposibilidad de defenestrar a cualquier funcionario público que incurra en actuaciones indebidas, rechazamos la entrega servil de nuestras playas, de nuestro patrimonio ecológico, de nuestro oro, de nuestra soberanía financiera por medio de préstamos irracionales e injustificados, rechazamos a congresistas corruptos, incapacitados, oligofrénicos, violentos y analfabetos…tal y como rechazamos la idea de que “Esa no es mi constitución”…

No podemos alienarnos de la constitución, legalmente aprobada, aun sea un adefesio, sin convertirnos en lo que rechazamos. La vía de cambiarla, es por medio de la modificación posterior. A eso aspiramos.

No estamos de acuerdo con la capitalización de un disgusto generalizado y una frustración patentes sin una meta clara. El sistema de partidos políticos, a pesar de toda su putrefacción y corrupción, es lo que media entre la sociedad organizada y el caos que viven otros países.

Nuestra responsabilidad es crear. Proporcionar a nuestra sociedad una verdadera opción, viable, transparente, coherente, atractiva, fresca, diferente. No estamos de acuerdo con el voto por “ninguno”, candidato por demás traído por los pelos y fracasado en otros países.

No estamos ni estaremos de acuerdo con nada que debilite nuestro frágil sistema democrático. No nos interesa la pseudo anarquía de nueva era. Nos interesa una evolución creativa, positiva y progresiva de nuestro Estado. No la destrucción de las instituciones que sostienen lo poco que tenemos. No somos un Estado fallido, pero con algo de esfuerzo podríamos llegar a serlo…

Explicando lo obvio…

No hay cosa más difícil que explicar lo obvio. Lo que es convención social, lo evidente, lo irrebatible, lo innegable, lo indiscutible, lo axiomático, de alguna forma no está diseñado para ser explicado, quizás porque debe ser entendido de forma tácita…

Es como tratar de explicar el porque de no sacarse los mocos en publico, la necesidad de lavarse las axilas o los dientes, la pertinencia de peinarse, la inconveniencia de sentarse en medio de la calle en la hora pico, la incongruencia de meterse una toalla sanitaria usada en la boca, entre otras cosas difíciles de explicar…

Es así como nos encontramos ante la difícil tarea de explicar porque nuestro presidente incurre en actuaciones impropias y poco éticas al participar en actividades de recaudaciones de fondos para su fundación privada mientras es presidente activo, en lo que es reincidente…

Recordamos con pena aquella entrevista en la que el presidente negó haber recibido fondos para su fundación mientras aun era presidente, en tacita admisión de lo impropio de la acción, y como luego se demostró que si había recibido estos “aportes”.

Pero como la era “post Sun Land” está en su apogeo y el descaro y la desfachatez son comunes en las actuaciones publicas corruptas, a veces tenemos que explicar lo obvio…

Un presidente, responsable de arbitrar diversos posibles escenarios críticos en asuntos de un amplio espectro y quien decide en gran medida quien recibe los contratos y rinde los servicios al Estado no debe solicitar ayudas económicas a empresarios privados. ¿A quien favorecerá el presidente luego ante la crisis? ¿A quien “cooperó” o a quien no “coopero”? Y quien se “porto muy bien”. ¿No se sentirá con derecho a reclamar “consideraciones especiales” luego?

Practicas deleznables se han convertido en regla, pues la sociedad del relativismo de hoy todo lo banaliza. El “despacho” ese famoso le manda invitaciones onerosísimas directamente a los contratistas del Estado…la “fundación” recibe donaciones cuantiosísimas de las mismas fuentes…los mismos que donaron el “capital semilla”…algunos de los cuales, banqueros prestantes, ahora residen permanentemente en un complejo turístico de San Cristóbal…pero todo eso esta bien, porque es para “buenas obras”…el fin justifica los medios…

Chantaje, coacción, extorsión, coerción, cohecho, soborno son solo palabras que ya perdieron el sentido…y nadie dice nada porque todos están comprometidos por un lugar o por el otro…

“…Será sancionado con las penas que la ley determine, todo aquel que, para su provecho personal… o prevaleciéndose de sus posiciones dentro de los organismos del Estado… obtenga provechos económicos…”

Art.102 de la Constitución de la republica.

Señor presidente, deje se sacarse los mocos en publico, por favor…

A %d blogueros les gusta esto: