Category: Jurídico, General


Probando lo imposible

Uno de los aspectos fundamentales en derecho siempre ha sido la prueba.

Desde tiempos antiquísimos el régimen de la prueba recibió tratamiento especial y es por eso que ya en el derecho romano y en la ley judía se dedico mucho tiempo y espacio a la consideración del mismo.

A la hora de probar un hecho en derecho, poco importan los hechos; lo importante es lo que puede probarse.

Sin ánimo de tomar partido y en el ámbito del análisis de la recientemente pasada convención del Partido Revolucionario Dominicano entendemos que algunas cosas resultaran difíciles de explicar:

El equipo de una de las partes se quejo días antes de la convención de la supuesta inclusión de miles de peledeistas en el padrón. Como consecuencia se permitió que pudieran objetarlos en las mesas. Cabria preguntarse.

¿Por qué solo objetaron dos mil votantes cuando alegan que votaron más de 200,000 peledeistas, en unas elecciones de cerca de un millón de votantes?

¿Por qué no crearon un padrón a su gusto y conveniencia en los dos años que han tenido en la dirección del partido?

¿No es cierto que con ese mismo padrón semi-abierto ganaron las últimas dos convenciones?

El mismo equipo se quejó de la extensión de los horarios de votación por una hora.

¿Por qué no se quejaron de eso a las 8 de la noche, cuando dieron la rueda de prensa en la que daban a conocer los resultados de su encuesta a boca de urna?

¿Objetaron ellos esa decisión cuando ocurrió?

¿Es inusual extender los horarios de votación cuando los centros de votación están atestados de votantes?

¿Se acostumbra a dejar sin votar a miles de votantes cuando llega “la hora de cerrar”?

El mismo equipo, a las 8 de la noche, con caras sombrias, sonrisas forzadas y en violación al pacto firmado dos días antes, daba los resultados de sus encuestas a boca de urna que los “daba ganadores con un amplio margen”.

¿No tenían ellos los resultados de las actas en ese momento?  ¿Por qué decir que ganaban si sabían que perdían? El porqué de la derrota podría no ser evidente en ese momento para ellos y podrían tardar más tiempo en “descubrirlo”, pero los datos debían ser evidentes para ellos en ese momento.

Muestran sorpresa de la cantidad de votantes y sin embargo el país entero vio como los centros de votación estuvieron llenos todo el día. Al PLD le cuesta llevar grandes cantidades de votantes a su propia convención.

¿Está el PLD realmente en capacidad de llevar “cientos de miles” de votantes a una convención ajena, con toda la logística que esto implica, sin que sin que resulte evidente para periodistas, delegados y público en general?

¿Eran ninjas?

¿No se han dado cuenta de que si restamos 200,000 votos aun es cerca del doble de la convención anterior?

No se puede hacer algo para lo que no se tiene calidad y luego adquirir la calidad como si el acto ilegitimo se subsanara “a posteriori”. Si el presidente del partido estaba en licencia no tenia calidad para convocar a la comisión política y cualquier decisión de la misma seria nula. La comisión política no tiene calidad para interpelar a la comisión organizadora, soberana sobre las decisiones contenciosas en el curso del proceso. La comisión organizadora se ha negado a dar información alguna al órgano que entienden que ilegítimamente se las pide.

Si finalmente y a pesar de todo el equipo de Miguel Vargas fuera capaz de probar que en efecto votaron 250,000 votantes del PLD les quedaría algo por probar de forma absolutamente cierta y sin ningún género de duda:

¿Por quién votaron?

Se trata de probar lo imposible…

Anuncios

Una de las piezas fundamentales de una nación es el respeto que los ciudadanos tienen por las leyes y normas que rigen el aparato social de la misma. Uno de los problemas fundamentales de nuestra nación es la falta de educadores con los niveles técnicos requeridos para transmitir conocimiento. Muchos carecen hasta de los niveles requeridos para entender los contenidos que están supuestos a enseñar.

Y a pesar del drama que significa tener a un maestro que no domine los contenidos que esta llamado a enseñar, hay algo que nos preocupa más aun. El maestro, más que transmisor de conocimiento, es formador. El maestro debe ser un ejemplo. Debe ser un modelo de acciones cívicas, de respeto a las normas, de comportamiento publico, de modales y de respeto a las leyes.

¿Qué puede esperar una nación de formadores delincuentes?

Quien viola la ley delinque y quien delinque de forma habitual es un delincuente. El ministro de educación es un delincuente.

En el caso de los estudiantes acusados de pasar las pruebas nacionales de forma fraudulenta, se condeno a todos los estudiantes que tuvieron un patrón de respuestas correctas e incorrectas. Era imposible saber quienes eran culpables y quienes inocentes. Este sistema garantizaba que por lo menos algunos inocentes fueran sancionados.

Esta medida era manifiestamente ilegal e inconstitucional. No se puede condenar sin que haya una acción punible que pueda ser individualizada y atribuible directamente al imputado. Pero  se prefirió sancionar a algunos inocentes antes que dejar escapar a los culpables. Cuando los tribunales fallaron en contra del ministerio de educación el ejemplo fue desacatar las sentencias de los tribunales.

Hace algún tiempo, cuando se reclamaba el 4% del PIB que la ley establece para educación, el ministro dijo que el ni sabría que hacer con todo ese dinero. El ministro parece creer que la ley es opcional (Y desconocer el concepto de renuncia)

Ya en los últimos días en un intento de divertir la atención del encendido debate sobre el 4% para la educación, el ministro anuncia un cambio curricular y de los textos, sin la sanción del consejo de educación. Una violación más a la ley. Ante el escándalo solo responde: Todo seguirá según lo planeado.

¿Puede avanzar un país  de formadores delincuentes?

Hace unos días el presidente de la Junta Central Electoral emitió unas sorpresivas declaraciones, con motivo de las denunciadas compras masivas de cedulas: “Yo creo que en este país no ha habido nunca compra de cedulas, no se ha sometido ni condenado a nadie por ese delito, que es penal…”

Es cierto que el derecho se trata más de lo que se puede probar en los tribunales que de lo que es la realidad. También es cierto, sin embargo, que la Junta Central Electoral es un tribunal político tanto o más que uno electoral y de derecho.

Declaraciones que rayan en la torpeza y la estupidez no transmiten la tranquilidad que se espera transmita un árbitro en un proceso. Si a eso agregamos las increíblemente inapropiadas declaraciones de que “el PRD se puede arrepentir de sus denuncias” nos queda un mal sabor en la boca…la imparcialidad de la Junta está comprometida…

La práctica de compra de cedulas es vieja, innegable, insistente y consuetudinaria…En el último proceso electoral se arrestaron a varias personas por compra de cedulas a las que se ocuparon cientos de cedulas. Si no hubo sometimientos ni condenas solo la Junta es responsable.

La Junta “ignora” que el gobierno abuse de los recursos del Estado… “suspende los programas sociales” a cinco días de las elecciones pero hace la suspensión efectiva al ultimo día de campaña… “Acepta la inhibición” de un juez que debió ser destituido sumariamente… “ignora” los reportajes, videos y testimonios que dan cuenta de lo que está sucediendo…

La Junta “ignora” los camiones del plan social, muchos de los cuales pasan por el mismo frente de su sede, los de la lotería, los de los comedores económicos, las cajas y los electrodomésticos, las papeletas y el descaro…

La población está hastiada del abuso. Si el descontento y la frustración se expresa en las urnas y se permite luego que se burle la voluntad popular por medio de un fraude burdo, de compra de conciencia y de funcionarios electorales y la Junta se cruza de brazos y lo permite podríamos finalmente llegar este Domingo a lo que muchos intentamos evitar…

Con cierta frecuencia nos encontramos refiriéndonos al peligroso camino que han ido tomando las cosas en nuestro país, sobre todo en los últimos años…un camino que a veces parece ser el de una dictadura…

Control mediático expresado por la compra de periodistas por medio de publicidad colocada en sus programas, canonjías y puestos públicos, la inversión vergonzante en publicidad, el control de los periódicos por medio de costosísimas y frecuentísimas publicaciones, los intentos por desacreditar, interferir las señales, aterrorizar a los patrocinadores y hasta atentar contra la vida de los periodistas adversos o independientes, la manipulación mediática, el control y adulteración de la información, el ocultamiento de información, la difusión de información falsa de forma deliberada, el  cierre de canales opuestos, la presión a los grupos empresariales por medio del uso coercitivo y cuasi terrorista de los órganos tributarios, la violenta represión policial a marchas y manifestaciones de protesta pacífica, la organización y retribución a facinerosos para que agredan a grupos que protestan pacíficamente, las ejecuciones extrajudiciales, el desacato a decisiones judiciales, las presiones al poder judicial, las sentencia- abortos que se han conseguido para apañar actos de corrupción, La ilegal intervención y espionaje telefónico de líderes de la oposición política, el culto a la personalidad, la violación consuetudinaria a la constitución y las leyes, el irrespeto al congreso, la prevaricación, el cohecho, el tráfico de influencias, el nepotismo, las afiliaciones con el crimen organizado, la institucionalización de la corruptela, el robo descarado y escandaloso…

Es así como debemos admitir con tristeza y consternación que no vamos camino a una dictadura. Ya estamos en una. ¿Benevolente? Quizás. Gran parte de las peores dictaduras comienzan de esa forma…incluyendo la más cruel que nuestro país ha vivido…

Hemos jugado mucho con cosas serias, hemos perdido mucho el tiempo, nos hemos divertido con iniciativas inútiles e infructíferas y hemos dejado pasar lo inadmisible…

Este 16 de mayo quizás haya oportunidad de un giro…no es cierto que no hayan opciones honorables. Las hay…

Los que se queden en casa y los que decidan anular su voto pueden tener una certeza: cuando el último haz de luz se extinga, cuando la noche termine por arroparnos y el temor se convierta en terror y la pereza se torne en lamento, cuando sea demasiado tarde, la desesperación nos colme y lloremos por lo perdido, podrán contar con ninguno…

Link a “Camino a la dictadura I”…

Ninguno es fácil… ¿Ninguno?

Ya anteriormente nos hemos referido a lo improcedente, desacertado y riesgoso del voto por “ninguno”.

Los promotores de la iniciativa del “voto por ninguno” han desaprovechado la oportunidad de participar en un proyecto mucho más interesante, innovador y fructífero que exige mucho trabajo pero que es más digno de jóvenes a los que les importa su país.

En vez de la iniciativa fracasada, presuntuosa, prepotente, cómoda, perezosa y plagiada del “voto por ninguno” lo interesante sería ver una propuesta, basada en el estudio del historial político, personal, familiar, social y moral de los candidatos, sin importar el partido, para endosarlos como “candidatos de la nueva generación”…

Luego de analizar a los candidatos se presentaría una propuesta pública de endoso a estos candidatos. El potencial de este proyecto es enorme. Podría eventualmente llegar a ser una guía. Esos grupos juveniles, que ya tienen una trayectoria y reputación positiva por su participación en la defensa del medio ambiente y del país podrían llegar a tener verdadero poder político, una auténtica participación en el proceso político.

Tenemos que ir mas allá, debemos tener ideas frescas. La política no puede, para nosotros los jóvenes, ser lo mismo que ha sido hasta ahora. No puede ser política de funditas, de ayuditas, de chequecitos, de ser “la esperanza de la gente”. Debemos hacer una política de ideas innovadoras, revolucionarias. Debemos liberarnos de lo que nos dan los medios comprados por los intereses.

Debemos empezar a identificar nuestros intereses. Debemos presentar propuestas concretas.

Es una vergüenza y una irresponsabilidad proponer votar por ninguno en circunscripciones donde hay candidatos valiosísimos.

Es completamente legítimo decir “no apoyamos ningún candidato” donde no los haya de valor, pero hacerlo donde los hay es mas que una cobardía política, es una traición…

…así no se hace política…así no se hace patria…

Hace algunas semanas la Junta Central Electoral rechazó la candidatura del general retirado Bernardo Santana Páez. Una vez conocida la noticia, el general retirado presentó un recurso de oposición que también fue rechazado.

Unos días después Santana Páez elevó un recurso de amparo que eventualmente le favoreció.

La Junta Central Electoral anunció que recurriría el fallo de amparo ante la Suprema Corte de Justicia. La pregunta parece ser: ¿Qué pasará?

La Suprema Corte de Justicia, sin lugar a dudas, fallara favoreciendo a la Junta Central Electoral. ¿Por qué? Por una serie de razones. A nuestro entender las principales son:

Argumento procedimental del amparo: El amparo no es un recurso admisible contra decisiones jurisdiccionales, es decir, contra decisiones emanadas de otros tribunales. La Junta Central Electoral es un órgano jurisdiccional en materia electoral y por lo tanto sus decisiones no son susceptibles de recurso de amparo.

Argumento procedimental electoral: Las decisiones tomadas por la Junta Central Electoral no son objeto de ningún recurso fuera del ámbito del mismo organismo. Se ha argumentado que en circunstancias especiales podrían ser revisadas por el tribunal supremo (O por el tribunal constitucional una vez sea formado) Sin embargo, la jurisprudencia ha sido constante en rechazar recursos contra decisiones del tribunal electoral.

Argumento de nulidad del recurso: Existe un legítimo cuestionamiento sobre el interés del recurso presentado por el general. La candidatura de Santana Páez fue presentada por la coalición      PLD-PRSC. Cuando se rechazó el recurso de oposición, los referidos partidos presentaron una candidata alternativa, implícitamente aceptando la decisión, efectivamente privando de interés y de hecho anulando las posteriores acciones de Santana Páez.

Es bueno aclarar que nunca se negó el derecho. Lo que se ha cuestionado es la oportunidad del reclamo del mismo.

La pregunta final es ¿Puede ejercerse un derecho en todo momento y aun sin consideraciones a los posibles daños a los derechos de la comunidad?

“Proteger” el derecho a “elegir y ser elegido” ampliaría peligrosamente el ámbito del recurso de amparo, violaría la independencia de la Junta Central Electoral y desconocería los derechos ya adquiridos por la nueva candidata inscrita.

“Proteger” el derecho a “elegir y ser elegido” aun después de cumplidos todos los plazos legales –necesarios para el proceso- solo vulneraría y comprometería la integridad del proceso electoral, creando un peligroso precedente.

 ¿Qué impediría posteriores inscripciones de última hora con el objetivo deliberado de abortar procesos electorales?

 Los derechos políticos y aun los derechos humanos fundamentales pueden ejercerse siempre que no atenten contra los derechos y el bienestar de la comunidad. Los derechos comunitarios tienen precedencia sobre los derechos individuales.

Hace unos días el presidente del senado de la república, en alusión al ya tristemente célebre barrilito, uso los términos “legal, legitimo y absolutamente transparente”…No es legal, no es legítimo y no es mínimamente transparente…

No es legal, porque violaba el artículo 100 de la constitución anterior y viola el 39 numeral 1 de la nueva constitución…

La transparencia consiste en entregar a una persona un cheque correspondiente a decenas de “beneficiarios” para que esa persona lo reparta directamente. Ya olvidamos el PEME, los miles de cedulas inventadas y otras cosas de las que no queremos acordarnos…

Pero lo que manifiestamente es el barrilito, es ilegítimo. Entendemos que quienes se dedican a lo más sucio de la política y a practicar consuetudinariamente el “todo vale” confundan lo legal, con lo políticamente conveniente y lo legitimo, conceptos diferentes y con frecuencia incompatibles.

Lo legítimo es siempre justo, lo justo es siempre legítimo. Lo legal no siempre es legítimo ni justo.

Un funcionario electo legal y legítimamente puede dejar de ser legítimo desde que pierde el apoyo de la mayoría de la población. No por eso deja de ser legal.

¿Es legítimo un funcionario electo por medio del abuso de los recursos del Estado? ¿Es legítimo un funcionario que viola la ley y la constitución que juró defender? ¿Es legítimo un funcionario que encubre crímenes contra el Estado? ¿Es legítimo un funcionario, aun electo legalmente, cuando incurre en prevaricación, soborno,  cohecho, presión, coacción, tráfico de influencias, manipulación clientelista, abuso de poder y otros actos reprochables?

¿Es legítimo que un funcionario legislativo, cuya función es gestionar leyes y fiscalizar a los demás poderes se dedique a “labores sociales”, por demás carentes de toda transparencia y propias del ejecutivo?

¿Es legitimo que un legislador se atreva a decir que aprobó un contrato sin leerlo? ¿Qué se dedique a repartir dadivas humillantes en los barrios en vez de legislar y fiscalizar?

Maldito el pueblo en el que todos quieren ser cabezas, en el que todos buscan el protagonismo, en el que todos buscan la ventaja y nadie se interesa por el bien común y por hacer el trabajo que les corresponde…

Maldito el pueblo esclavo, indolente, servil,…que rinde culto a lo foráneo y donde nadie se interesa por lo genuinamente legitimo…

El juez temeroso…

La atribución de impartir justicia es divina. Una atribución que los hombres aceptaron con reverencia desde el inicio de los tiempos en el entendido de que era de la más alta dignidad y eminencia. El juez solo responde a su conciencia y a Dios…

En las sociedades, históricamente, los jueces tuvieron siempre papeles centrales. Muchas veces su soberanía y poder rivalizó con la de los reyes y gobernantes.

Desde la Grecia y la Roma antiguas los jueces fueron parte de la estructura fundamental de la sociedad. Los judíos fueron gobernados por “jueces”, delegados directos de Dios. Los reyes fueron los jueces por excelencia. La decisión “salomónica” es célebre y la vida de San Pablo se preservó por un “Apelo al César”, juez supremo del imperio romano.

La fortaleza de una sociedad y su nivel institucional pueden definirse en gran medida por el poder e independencia de sus jueces. En las sociedades más avanzadas institucionalmente aun los presidentes y primeros ministros les temen.

El juez es una figura magna, soberbia, regia, majestuosa.

En la República Dominicana los jueces siempre fueron peones al servicio del poder. La profusión de procesos viciados por manejos e influencias políticas es tal, que no vale la pena tratar de enumerarlos. No han sido más que títeres ridículos, torpes y serviles.

A partir de la reforma constitucional del 1994, con la creación del Consejo Nacional de la Magistratura y la carrera judicial subsecuente, el papel de los jueces, su dignidad y sus actuaciones mejoraron sustancialmente.

A pesar de ese avance, en los últimos años, la progresiva politización y mediatización del ministerio público, el auge del trafico de drogas, la necesidad del gobierno de divertir la atención hacia temas más favorables y escurrir el bulto conjuntamente con una Suprema Corte de Justicia decrépita, cobarde, irresponsable y cómplice del gobierno más corrupto de nuestra historia han contribuido a dañar considerablemente el sistema y a perder en pocos años lo logrado en casi una década de evolución positiva.

Lo que en un momento se vislumbró como un futuro promisorio para la judicatura se ha convertido en una vergüenza. Jueces cobardes e irresponsables que ven su carrera como un simple empleo y que temen tomar decisiones por temor a la opinión pública y a las repercusiones de sus decisiones, aun sean justas y legales, si no son políticamente convenientes.

Es por eso que un Ministerio Publico considerablemente politizado, mediático y desconsiderado se atreve a presentar expedientes carentes de toda base para luego tener la audacia, el atrevimiento y la osadía de cuestionar las decisiones de los jueces.

Si los jueces no detienen las acusaciones y solicitudes de medidas de coerción sin fundamentos de un Ministerio Publico irresponsable. Si siguen otorgando medidas de coerción y dando sentencias por presiones mediáticas y aceptando inadmisibles presiones, pronto tendremos de que lamentarnos.

La cobardía de nuestros jueces es hoy una de las principales amenazas a nuestro sistema de libertades…

Neo-pseudo-Anarquía

La anarquía, como teoría política-filosófica, es atractiva e interesante. En la práctica, pocas veces se ha visto. Nunca en comunidades extensas.

La anarquía no plantea desorden, como falsamente se cree, quizás por el abuso que los medios, por ignorancia o mala intención, han hecho del término. La anarquía más bien plantea autorregulación, autogobierno, gobierno autónomo, pero ordenado. Es sumamente difícil lograr hacerlo funcionar y en comunidades grandes, prácticamente imposible.

Pero hoy no nos queremos referir a la anarquía, sino a lo que con frecuencia llamamos anarquía, que es más bien una forma de pseudo-anarquía. Como se podrá suponer ya, la seudo-anarquía es todo aquello que conocemos como anarquía, lo que hemos entendido siempre como anarquía: el desorden, el caos, la ausencia total de autoridad, la indefensión, la falta de ordenamiento jurídico, la ley de la selva o del más fuerte…

Lo que llamamos democracia hoy en día, en mucho se parece a la seudo-anarquía.
Nuestro llamado, nuestra misión como jóvenes y nuestra meta no debe ser la destrucción del Estado y de sus instituciones, sino mas bien el fortalecimiento de las mismas.

Nuestra misión es mejorar el Estado para llegar a vivir una verdadera democracia, participativa, justa, igualitaria, proporcionada, cargada de oportunidades basadas solo en capacidades y aptitudes, una sociedad verdaderamente democrática. Una sociedad ideal. Nuestro llamado es a la creación de una sociedad ideal, no a la destrucción de la misma.

Es por eso que nos oponemos a iniciativas que tiendan a la destrucción del Estado o al debilitamiento de sus instituciones. Rechazamos la reelección, rechazamos la imposibilidad de defenestrar a cualquier funcionario público que incurra en actuaciones indebidas, rechazamos la entrega servil de nuestras playas, de nuestro patrimonio ecológico, de nuestro oro, de nuestra soberanía financiera por medio de préstamos irracionales e injustificados, rechazamos a congresistas corruptos, incapacitados, oligofrénicos, violentos y analfabetos…tal y como rechazamos la idea de que “Esa no es mi constitución”…

No podemos alienarnos de la constitución, legalmente aprobada, aun sea un adefesio, sin convertirnos en lo que rechazamos. La vía de cambiarla, es por medio de la modificación posterior. A eso aspiramos.

No estamos de acuerdo con la capitalización de un disgusto generalizado y una frustración patentes sin una meta clara. El sistema de partidos políticos, a pesar de toda su putrefacción y corrupción, es lo que media entre la sociedad organizada y el caos que viven otros países.

Nuestra responsabilidad es crear. Proporcionar a nuestra sociedad una verdadera opción, viable, transparente, coherente, atractiva, fresca, diferente. No estamos de acuerdo con el voto por “ninguno”, candidato por demás traído por los pelos y fracasado en otros países.

No estamos ni estaremos de acuerdo con nada que debilite nuestro frágil sistema democrático. No nos interesa la pseudo anarquía de nueva era. Nos interesa una evolución creativa, positiva y progresiva de nuestro Estado. No la destrucción de las instituciones que sostienen lo poco que tenemos. No somos un Estado fallido, pero con algo de esfuerzo podríamos llegar a serlo…

Explicando lo obvio…

No hay cosa más difícil que explicar lo obvio. Lo que es convención social, lo evidente, lo irrebatible, lo innegable, lo indiscutible, lo axiomático, de alguna forma no está diseñado para ser explicado, quizás porque debe ser entendido de forma tácita…

Es como tratar de explicar el porque de no sacarse los mocos en publico, la necesidad de lavarse las axilas o los dientes, la pertinencia de peinarse, la inconveniencia de sentarse en medio de la calle en la hora pico, la incongruencia de meterse una toalla sanitaria usada en la boca, entre otras cosas difíciles de explicar…

Es así como nos encontramos ante la difícil tarea de explicar porque nuestro presidente incurre en actuaciones impropias y poco éticas al participar en actividades de recaudaciones de fondos para su fundación privada mientras es presidente activo, en lo que es reincidente…

Recordamos con pena aquella entrevista en la que el presidente negó haber recibido fondos para su fundación mientras aun era presidente, en tacita admisión de lo impropio de la acción, y como luego se demostró que si había recibido estos “aportes”.

Pero como la era “post Sun Land” está en su apogeo y el descaro y la desfachatez son comunes en las actuaciones publicas corruptas, a veces tenemos que explicar lo obvio…

Un presidente, responsable de arbitrar diversos posibles escenarios críticos en asuntos de un amplio espectro y quien decide en gran medida quien recibe los contratos y rinde los servicios al Estado no debe solicitar ayudas económicas a empresarios privados. ¿A quien favorecerá el presidente luego ante la crisis? ¿A quien “cooperó” o a quien no “coopero”? Y quien se “porto muy bien”. ¿No se sentirá con derecho a reclamar “consideraciones especiales” luego?

Practicas deleznables se han convertido en regla, pues la sociedad del relativismo de hoy todo lo banaliza. El “despacho” ese famoso le manda invitaciones onerosísimas directamente a los contratistas del Estado…la “fundación” recibe donaciones cuantiosísimas de las mismas fuentes…los mismos que donaron el “capital semilla”…algunos de los cuales, banqueros prestantes, ahora residen permanentemente en un complejo turístico de San Cristóbal…pero todo eso esta bien, porque es para “buenas obras”…el fin justifica los medios…

Chantaje, coacción, extorsión, coerción, cohecho, soborno son solo palabras que ya perdieron el sentido…y nadie dice nada porque todos están comprometidos por un lugar o por el otro…

“…Será sancionado con las penas que la ley determine, todo aquel que, para su provecho personal… o prevaleciéndose de sus posiciones dentro de los organismos del Estado… obtenga provechos económicos…”

Art.102 de la Constitución de la republica.

Señor presidente, deje se sacarse los mocos en publico, por favor…

libergen La mujer tiene derecho a elegir sobre su propio cuerpo y tiene derechos reproductivos que le permiten decidir si lo desea, cuando, como y en que condiciones tener sus hijos.

Toda mujer tiene derecho a abortar su feto y el Estado no tiene ningún derecho a entrometerse, pues esta decisión cae en lo que es la vida privada de la persona.

Ni siquiera el esposo y ni siquiera en el caso de una relación legitima y cuando el embarazo es resultado de una relación consensuada tiene derecho el hombre a decidir nada en el proceso. Es la mujer, es su cuerpo quien llevara el embarazo. Nadie más que la mujer tiene derecho a participar en el proceso. Es una decisión entre la mujer y su conciencia.

Correcto. ¿No?

Desde el punto de vista lógico y filosófico no lo es. La mujer no tiene derecho sobre su cuerpo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo. Cuando puede establecerse que una persona es un peligro para si misma, puede ser recluida, aun contra su voluntad, por su propia protección. ¿Por qué? Pues porque nadie tiene un derecho ilimitado sobre su propio ser. El suicidio no es legal. (Aun)

Desde el punto de vista biológico, el producto de la concepción, desde la concepción misma, tiene un código genético individual, distintivo y diferente de la madre, por lo que decir que el producto es parte del cuerpo de la madre, es incorrecto también.

No es el feto la propiedad de la madre. Tampoco del Padre. Los hijos no pertenecen a los padres, porque los seres humanos no son sujetos de propiedad. Es por eso que los padres tienen la guarda. Nunca la propiedad. Un feto no es de nadie.

Desde el punto de vista penal, nadie es responsable penalmente por los hechos de otro. Por infame que sea el crimen, nunca será el hijo responsable penalmente del crimen del padre.

No se resuelve ni se resarce un crimen cometiendo otro.

El argumento del “derecho a elegir” es un argumento falaz, pues esta basado en premisas falsas.

Nadie tiene derecho a elegir lo que esta mal. – Abraham Lincoln

(“No one has the right to choose what is wrong”)

La pena de muerte…otra vez…

BloodyHandBackground02

La pena de muerte…otra vez…

Ya hemos tratado este tema en el pasado. (Aquí, aquí, aquí y aquí)

Trágicamente, porque desearíamos no tener que hacerlo, el día de hoy sentimos la obligación moral de referirnos de nuevo al tema…

No es que no entendamos la frustración de la población con respecto a una delincuencia que se hace mas irritante por la pobreza y la crisis ahogante adobada por una policía y un sistema de justicia ineficiente, cómplice, sarcástico y mordaz…

No es que no entendamos el argumento de que hay casos en los que “hay que poner un ejemplo”…

No es solo un asunto de conciencia cristiana…No. No es eso…

Es que filosófica, pragmática, social, judicial, política y moralmente es incorrecto y contraproducente…

Filosóficamente no puede decirse que matar es un crimen, mientras el Estado mata. El mensaje subliminal es que no es que este mal, sino que solo algunos pueden hacerlo… Simplemente no funciona…

Pragmáticamente es más un problema que una solución. Si usamos a policías para matar. ¿Qué serán luego esos policías? ¿A que se dedicaran cuando ya no sean policías o cuando les falte dinero?…

Es socialmente contraproducente porque la violencia estatal y los asesinatos extrajudiciales generan ira, rencor, desobediencia y desconfianza en el Estado. Es caldo de cultivo para muchas cosas…

Judicialmente es erróneo porque viola el debido proceso y porque aun cuando se respeta, con frecuencia se cometen errores...

Políticamente es equivocado porque no reduce la criminalidad…

Es moralmente incongruente porque la ley natural prescribe desde siempre que matar es indigno del ser humano. Daña a la victima y al victimario de forma irreparable…

Es esa la razón…

Y entonces ¿Qué pasó?…

blood_spatterNadie entiende como es que un joven secuestrado durante 21 días en condiciones primitivas, en una choza y siendo alimentado pobremente pueda aparecer con un aspecto tan saludable, afeitado, recortado y hasta sonrosado…

Nadie entiende como unos presuntos secuestradores entregados vivos aparezcan luego muertos en un supuesto intercambio de disparos…

Nadie entiende de un policía gravemente herido en un enfrentamiento -y luego solo tiene un rasguño- tenga una expresión de total desorientación al ser cuestionado sobre un incidente que debía estar muy fresco en su memoria…

Nadie entiende como personas apresadas en la vía pública a la vista de todos, de pronto desaparezcan y estén ahora “prófugos”… Nadie entiende un insistente rumor sobre la ejecución de un implicado con un bate y unos cuerpos calcinados que se han encontrado…

La reacción natural de la población ante tantas mentiras es no creer nada. Sin embargo la reacción es exagerada. El análisis criminológico indica que al menos algunos elementos de la versión oficial son reales.

Decidimos proponer una versión criminológicamente mas lógica y creíble. He aquí lo que probablemente paso:

No fue un autosecuestro. El secuestro fue verdadero. Pero tampoco es cierto que el secuestrado estuviera en condiciones paupérrimas. De ahí su aspecto saludable. El rescate probablemente se pagó, aunque se haya recobrado. Es probablemente por medio del rastreo de la entrega como la policía desarmó el secuestro.

La policía, al tanto de que muchos de los secuestradores habían estado involucrados en al menos 4 secuestros anteriores, decidió “poner un ejemplo” y ejecutar a los secuestradores. Es así como “desaparecen” dos implicados –posiblemente unos cuerpos calcinados que se han encontrado- y mueren en un “intercambio de disparos” dos más…

Es, probablemente, lo que pasó…

Desde que oímos de la llamada ‘desobediencia civil’ a la constitución CivilDisobediencedebemos admitir que nos quedó un mal sabor en la boca.

Simpatizamos vivamente con muchas de las personas que participan en la iniciativa. Apoyamos totalmente a esos jóvenes que han decidido involucrarse en el proceso político. Tenemos grandes amigos en el movimiento. Es por eso justamente que debemos poner algunas ideas en perspectiva.

Lo primero es que desde el punto de vista meramente objetivo, no puede hablarse de ‘desobediencia civil’ a una ley sustantiva. Solo las leyes adjetivas pueden ser propiamente objeto de ‘desobediencia civil’. La constitución es una declaración de principios. Eso y solo eso. Es la columna en base a la cual se moldean y se ajustan las leyes especificas o adjetivas, las cuales si pueden ser objeto de desobediencia civil. Para ‘desobedecer’ tiene que haber una orden. Y la constitución no da órdenes. Es por eso que tampoco plantea penas. Aclaración de orden.

La segunda objeción es con respecto a que el sistema democrático tiene sus procedimientos y sus formas. Estamos en desacuerdo con muchos de los puntos que se han aprobado en la reforma que se lleva a cabo. Pero la ‘desobediencia’ no es una de las formas legales de objetarlos. Nos explicamos: Nos desagrada en extremo el actual gobierno, pero no por eso apoyaríamos un golpe de Estado. La ‘desobediencia’ es una suerte de golpe de Estado.

El tercer y ultimo punto que deseamos recordar a nuestros amigos, es que el camino de la ‘desobediencia civil’ es un camino sumamente peligroso. Si nosotros entendemos lícito desconocer la constitución, una vez aprobada -producto de un proceso legal- y violando de paso la constitución misma y las leyes- ¿Qué nos diferencia de aquellos a los que tanto hemos combatido, precisamente por violar las leyes vigentes y la constitución?

No, amigos y hermanos. El Estado de derecho es frágil y depende de que todos –Gobierno y ciudadanos- respetemos las leyes y utilicemos los mecanismos legales y legítimos. La ‘desobediencia civil’ es un camino incorrecto, ilegal, ilegitimo, infructuoso, trunco y sumamente peligroso…

A %d blogueros les gusta esto: