Ya anteriormente nos hemos referido a lo improcedente, desacertado y riesgoso del voto por “ninguno”.

Los promotores de la iniciativa del “voto por ninguno” han desaprovechado la oportunidad de participar en un proyecto mucho más interesante, innovador y fructífero que exige mucho trabajo pero que es más digno de jóvenes a los que les importa su país.

En vez de la iniciativa fracasada, presuntuosa, prepotente, cómoda, perezosa y plagiada del “voto por ninguno” lo interesante sería ver una propuesta, basada en el estudio del historial político, personal, familiar, social y moral de los candidatos, sin importar el partido, para endosarlos como “candidatos de la nueva generación”…

Luego de analizar a los candidatos se presentaría una propuesta pública de endoso a estos candidatos. El potencial de este proyecto es enorme. Podría eventualmente llegar a ser una guía. Esos grupos juveniles, que ya tienen una trayectoria y reputación positiva por su participación en la defensa del medio ambiente y del país podrían llegar a tener verdadero poder político, una auténtica participación en el proceso político.

Tenemos que ir mas allá, debemos tener ideas frescas. La política no puede, para nosotros los jóvenes, ser lo mismo que ha sido hasta ahora. No puede ser política de funditas, de ayuditas, de chequecitos, de ser “la esperanza de la gente”. Debemos hacer una política de ideas innovadoras, revolucionarias. Debemos liberarnos de lo que nos dan los medios comprados por los intereses.

Debemos empezar a identificar nuestros intereses. Debemos presentar propuestas concretas.

Es una vergüenza y una irresponsabilidad proponer votar por ninguno en circunscripciones donde hay candidatos valiosísimos.

Es completamente legítimo decir “no apoyamos ningún candidato” donde no los haya de valor, pero hacerlo donde los hay es mas que una cobardía política, es una traición…

…así no se hace política…así no se hace patria…