balaguer

Con preocupación y pena escuchamos a veces a personas, generalmente de edad, añorar los años de Balaguer, extrañar el “modelo económico” de Balaguer y hasta evocar al vil “jefe”…

Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla. Esta máxima nos martilla la conciencia y nos quita el sueño.

Un país que no se ha preocupado de educar a su gente ni académica, ni cívica, ni social ni moralmente. Que no ha explicado a sus nuevas generaciones los procesos históricos que han definido su existencia ocupa siempre un lugar privilegiado entre los que se preparan para repetir su historia…

Pero lo que realmente nos causa desasosiego es cuando escuchamos a jóvenes alabar y evocar a un Balaguer que no saben lo que representó y que no se han ocupado de estudiar a fondo.

Es a ellos, compañeros y amigos entrañables nuestros; a los que debemos a veces recordar lo que significó Joaquín Balaguer para la Republica Dominicana.

Balaguer es el responsable de la perversión de las instituciones públicas. Los buscones y “la búsqueda”. Las “soluciones”, los nuevos millonarios y la degradación de la función publica. De nombrar a cualquiera en cualquier institución, sin importar sus calificaciones. Del trafico de influencias.

Del clientelismo más atroz. De los apartamentos, fruto de la “bondad” de Balaguer, de las funditas indignas, de la “picarización” del dominicano, de las filas, de los juguetes y de las filas, de empujones y de batallas campales por una dadiva indigna.

De la depravación total de la política. De la compra de conciencias, de “dirigentes”, de cedulas y de votos. De los fraudes electorales, de la manipulación, de la campaña sucia, del neo-seudo-nacionalismo vergonzante, del racismo, de la utilización indigna y sucia de los símbolos patrios. De la traición, del “todo vale”…

De la politización, corrupción y putrefacción de la policía y de las fuerzas armadas. De las banderas en los fusiles. De asesinatos de Estado …De la banda y sus sicarios…

De la dictadura ilustrada y los muertos, de Amin, Orlando, Sagrario, Caamaño, El Moreno, Flavio, Henry, Otto,  Amaury, La Chuta, Mamá Tingó y Narcisazo. De una generación de jóvenes lideres masacrada. 20 años de atraso…

Pero los gobiernos de Balaguer fueron “estables” y “no había tanta delincuencia” y “se comía” y “había mas trabajo” y otras cuasi verdades. Pero la gente, en ese entonces, no pensaba así.

“Todo tiempo pasado fue mejor” dice el dicho, y es natural que los ancianos de mente, los que no sueñan, los temerosos del cambio y del progreso y los retardatarios y retrógrados piensen así…

Lo doloroso, preocupante, escandaloso, frustrante, desesperanzador y decepcionante es cuando los jóvenes, llamados a soñar la sociedad del mañana, llamados a efectuar el cambio, comienzan a pensar así.

Balaguer no es ejemplo para nosotros. Soñamos con mucho más…

Anuncios