BloodyHandBackground02

La pena de muerte…otra vez…

Ya hemos tratado este tema en el pasado. (Aquí, aquí, aquí y aquí)

Trágicamente, porque desearíamos no tener que hacerlo, el día de hoy sentimos la obligación moral de referirnos de nuevo al tema…

No es que no entendamos la frustración de la población con respecto a una delincuencia que se hace mas irritante por la pobreza y la crisis ahogante adobada por una policía y un sistema de justicia ineficiente, cómplice, sarcástico y mordaz…

No es que no entendamos el argumento de que hay casos en los que “hay que poner un ejemplo”…

No es solo un asunto de conciencia cristiana…No. No es eso…

Es que filosófica, pragmática, social, judicial, política y moralmente es incorrecto y contraproducente…

Filosóficamente no puede decirse que matar es un crimen, mientras el Estado mata. El mensaje subliminal es que no es que este mal, sino que solo algunos pueden hacerlo… Simplemente no funciona…

Pragmáticamente es más un problema que una solución. Si usamos a policías para matar. ¿Qué serán luego esos policías? ¿A que se dedicaran cuando ya no sean policías o cuando les falte dinero?…

Es socialmente contraproducente porque la violencia estatal y los asesinatos extrajudiciales generan ira, rencor, desobediencia y desconfianza en el Estado. Es caldo de cultivo para muchas cosas…

Judicialmente es erróneo porque viola el debido proceso y porque aun cuando se respeta, con frecuencia se cometen errores...

Políticamente es equivocado porque no reduce la criminalidad…

Es moralmente incongruente porque la ley natural prescribe desde siempre que matar es indigno del ser humano. Daña a la victima y al victimario de forma irreparable…

Es esa la razón…