fueteMuchos se preguntan, -pues hay que reconocer que es difícil verle el sentido- como es que después de que Leonel Fernández logró un acuerdo que le permitía llevar a cabo su reforma, consintió en que esta se “dañara” y llegáramos a donde hemos llegado…

Leonel Fernández es un gran estratega político. Justo es admitirlo.

Se nos quiso vender una “reforma modelo” con unas consultas y una cumbre -que no se respetaron-. La realidad es que el único objetivo de la reforma era lograr la reelección indefinida… todo lo demás era relleno… “allante y movimiento” dirían algunos…  

El cálculo era sencillo. Los votos del PLD+los votos del PRSC (Que con algo de “lubricación” se podrían “persuadir”) y algunos votos del PRD (Ver método de “persuasión”) y ¡Zas!: ¡Reforma constitucional!!

El problema se suscitó cuando los votos del PRD se complicaron y cuando un grupo de legisladores del PRSC se pasó al PRD la cosa adquirió matices críticos. Es ahí donde viene el pacto Leonel-Miguel.

Pero el pacto era solo una “solución” transitoria. Un “tente ahí” hasta “El retorno del líder” – en el 2016, cuando podría practicarse la reforma deseada. Esa era el plan. Es ahí cuando Leonel tiene la idea. ¿Por qué esperar? ¿Por qué no lograr una mayoría aplastante en el 2010 con la ayuda de unos 1700 millones de dólares del FMI y 1000 millones de dólares de bonos soberanos?

Solo queda un punto. ¿Como se garantizaría la ‘apertura’ de la población a una nueva reforma el año que viene? ¡Pues “dañando” la reforma actual! Incluyendo tantos errores, horrores y aberraciones que la población prácticamente la “reclamara”…El pueblo reclamaría su propia maldición sin proponérselo…no seria la primera vez…ya una vez reclamó al jefe…

 …y hay otros que nacen nalgas…

Anuncios