¿Qué es ser revolucionario?

Nos preguntamos hoy, quizás por ver que tantos jóvenes de diversas clases y extractos sociales, finalmente se interesan por las causas que realmente valen la pena, cual es el significado de “ser revolucionario”…

¿Por qué? Pues porque revolución es cambio y la sociedad de hoy no es la sociedad de hace 30 o 40 años. Y al ver a tantos jóvenes que abrazan causas legítimamente revolucionarias, también vemos muchas actitudes, poses, vocablos, personajes y tintes que ya son obsoletos, pero que permanecen como mancha indeleble de una revolución fracasada que intenta revalidarse atrapando a esos jóvenes que tienen hoy una oportunidad genuina de que su revolución triunfe.

¿Qué es, pues, -hoy-, ser revolucionario?

Es creer en la familia, admirar y respetar a los padres y a los mayores…
Es no fumar, no usar drogas, no consumir alcohol…no esforzarse tanto por “integrarse”…es no ceder a la presión de grupo…
Es no tatuarse (…ya todo el mundo tiene uno…)
Es no necesitar vestirse como un mamarracho…ni ‘hanguear’ en la zona colonial…
Es no ponerse una boina, ni una camiseta del Che…no es apoyar a los homosexuales…
Es no andar con una mochilita de las que hacen los peruanos del Conde…ni pararse en la feria del libro a dar un ‘show’ con un megafono…
No es escribir poemas que no riman ni hablar de ‘proletariado’ y otras pendejadas…
Es creer que los aretes son un accesorio femenino…
Es aspirar a una familia estable y unida…y cumplirlo…
Es no ver el divorcio como una opción…es respetar al conyugue…y amarlo…y entregarse en cuerpo y alma…
Es creer en Dios…es tener fe y vivirla…
Es creer en el individuo al servicio de la comunidad y no viceversa…
Es no ser esclavos de la moda…es no ser vanos…es amarnos pero no rendirnos culto…es no creernos dioses….
Es no necesitar estar en todos los conciertos, “rave parties”…es no hacer lo que se hace allí…es no tener que ir a cada tienda o restaurante nuevo que se abre…
Es no saber lo que esta “in”…
Es no importarle a uno que esta “in”
Es no ser apático, es preocuparse de las realidades sociales y políticas,…es involucrarse en el proceso…
Es ir mas allá de las protestas con carteles y llevar la acción constructiva a las comunidades…es proponer…es poner los pies sobre la tierra y palpar la realidad…es crear…
Es entender que las reivindicaciones sociales pueden exigirse y se puede luchar por ellas sin ser comunista…es comprender que el tiempo de Narciso paso… y que su discurso es ridículo y risible…
Es no hablar de “yanquis” si no se esta hablando de pelota…es renunciar a la lucha contra el “imperialismo”…
Es creer en los derechos de la mujer sin llegar al lesbianismo, a la ridiculez, a matar la caballerosidad, a masculinizar a la mujer, a dañar el romance y el galanteo y a alienar el rol de la mujer en la familia…sin destruir la familia…
Es trabajar y producir, y disfrutar los frutos de ese trabajo sin sentimiento de culpa…
Es dar al mendigo sin llegar a la racionalización deshumanizante que justifica no ayudar…
Es ser solidario…es ser amigo…es decirle al amigo cuando esta equivocado…
Es conocer al vecino y no temer a hacer un favor…
Es disentir sin odiar…es escuchar y admirar y apreciar la disensión…es entender que la democracia consiste en eso…es no ver las cosas diferentes cuando estamos en una posición de poder…
Es aceptar, vivir y predicar con orgullo los valores recibidos de nuestros padres…
Es renunciar cuando no podamos seguir siendo quienes somos…
Es ser moral, es no creer que la moral es relativa…es entender que los valores humanos fundamentales son inmutables…
Es no robar los dineros públicos…
Es respetar la vida humana…es no tergiversar…es no manipular y no abusar de la ignorancia…
Es dar un ejemplo positivo a nuestros hijos…es enseñarles a ser diferentes…a ser revolucionarios…
Es no temer a las canas y vivir con dignidad cada etapa de la vida…
Es no abandonar al compañero de juventud cuando los años muestren su mella…
Es ser decente, honorable, noble, digno, es ser fiel…

Es ser ejemplo y paradigma, es ser orgullo de nuestros hijos y héroes para nuestros nietos…
Es llegar al final del camino sin remordimientos, sin culpas…mirando con alegría a nuestros hijos…con la certeza de haberles legado la libertad de ser diferentes, la comprensión de que solo quien no se preocupa por ser diferente puede llegar a serlo…la capacidad de ser verdaderos revolucionarios…