En 1984, al terminar la semana santa, y al volver a sus hogares luego del largo y tradicional periodo de asueto, la población se encontró con una serie de medidas implementadas por recomendación del Fondo Monetario Internacional que encarecían la vida y que fueron tan inesperadas como amargas y desagradables.

Ciertas protestas espontáneas en los barrios fueron rápidamente aprovechadas por partidos políticos como el PLD y el PRSC para en un intento conspirativo lograr sabe Dios que fines. La prueba de esto fueron las expulsiones de dirigentes medios y de base en el PLD como consecuencia de involucramiento en estos hechos. Se dice que Juan Bosch habría dado un ultimátum a algunos altos dirigentes para que se salieran de la trama so pena de acabar su propia vida “poniendo un ejemplo de vergüenza personal”.

El PLD en áreas como Los Alcarrizos básicamente desapareció como consecuencia de estas acciones y dirigentes como Vicente Bengoa y Rafael Alburquerque eventualmente perdieron de forma irremisible el favor de Don Juan.

Lo que en principio fueron protestas espontáneas eventualmente degeneraron hasta convertirse en una “poblada”. Saqueos de negocios, destrucción de propiedades, perdidas millonarias y una situación que un gobierno torpe (El de Salvador Jorge Blanco) que ya había cometido el error de la inoportunidad no supo manejar de forma rápida y efectiva.

Protestas justas y espontáneas, convertidas en injustas, ilegitimas y políticamente motivadas tuvieron que ser reprimidas de la única forma posible en ese momento tardío: La fuerza.

…Baño de sangre…

Como siempre, la sangre de los inocentes, de los tontos, de los pobres y de los pendejos. Pues los que lanzan la carne de cañon al campo de batalla se repliegan a sus cómodas habitaciones a observar el espectáculo…

Ahora se maneja la versión de que “el PRD estaría preparando algo parecido al 1984” para después de semana santa.

No deja de sorprender el descaro de un partido (El PLD) que sabiendo sus propias responsabilidades e implicaciones en los hechos originales se atreva a acusar al PRD de estar planeando algo que solo ellos han llevado a cabo.

El PRD solo ha organizado y lanzado gente a la calle en momentos en los que se jugada el honor de la patria y en esos momentos el PRD demostró de que esta hecho y que sangre corre por sus venas. Y no lanzo al pueblo, se lanzo el mismo, con sus dirigentes.

El PLD todavía entiende que va a resolver los problemas del país mediáticamente.

Esos tiempos puede que estén llegando a su fin.

.