¿Que será de un país en el que los lideres deciden cuando cumplir la ley y cuando no cumplirla?

El contrato social tiene unas condiciones sin las cuales la vida en sociedad se hace imposible. Una de ellas es el estado de derecho.

Ya nos hemos referido a este tema en el pasado en diversas ocasiones.

Parece que en este país solo se entiende que se debe cumplir la ley cuando nos favorece. También hay un vicio terrible y es que se entiende que desde que se encuentra uno en una posición de poder nos ponemos por encima de la ley, como lo habría descrito Montesquieu.

Quien viola la ley es un delincuente.

Con un gobierno delincuente, una justicia delincuente, un Congreso delincuente, una policía delincuente, una Fuerza Aérea delincuente, una Marina de Guerra delincuente, fiscales delincuentes, jueces delincuentes, empresarios delincuentes, una cámara de cuentas delincuente y ayuntamientos delincuentes, ¿A dónde diablos es que creemos que vamos a llegar?!!

Ahora se suma a la lista una Junta Central Electoral delincuente, que luego de haber abusado de su poder e incurrido en violaciones contractuales groseras termina generando una sentencia arbitral inapelable y que aun con astreinte exorbitante se da el lujo de tomarse su tiempo para decidir si ejecuta la sentencia o no. Esta claro que el aspecto monetario no es demasiado preocupante para ellos pues el dinero saldrá de nuestros impuestos.

Se sabe que al menos dos de los jueces de la junta han estado activos en sugerir otros proveedores. Las razones por las que se empecinan en violar la ley parecen evidentes.

¿A dónde llegaremos?

.