Hace unos meses nos referíamos al estado de derecho en la Republica Dominicana y resaltábamos el problema que representa para el Estado, para su imagen y para la moral publica que el gobierno decida, de forma deliberada, violar la ley cuando le parezca.

Cabe la siguiente pregunta. ¿Cuándo debemos cumplir la ley? La respuesta lógica es: ¡Por supuesto que siempre!

En las escuelas de derecho a veces se enseña sobre la ley y la justicia y como a veces pueden entrar en contradicción. Cuando la ley y la justicia entran en conflicto se impone obedecer a lo justo.

Sin embargo, aun este principio, es un principio eminentemente excepcional. La ley no se cumple cuando es conveniente. Si la ley no se cumple siempre no es ley.

Ante la famosa “cumbre de fuerzas vivas” dimos nuestra opinión y no fue favorable. Luego de un mes de perdida de tiempo (para satisfacción del gobierno) se nos agradece la paciencia con declaraciones verdaderamente dignas de remembranza.

Una de las propuestas mas importantes de la cumbre fue que se cumpliera con la ley que ordena el 10% del presupuesto para los ayuntamientos y la que ordena el 4% del PIB para la educación.

La respuesta del gobierno ha sido que no puede y que eso no es negociable.

El gobierno admite que viola la ley y anuncia que es imposible esperar que la cumpla. No cumplir la ley es delinquir. Al que delinque se le llama delincuente.

¿Que se puede esperar de un gobierno de delincuentes?

.
Anuncios