En el 2002 se descubrió el fraude bancario más grande de la historia de la Republica Dominicana y uno de los más grandes de la historia de la humanidad en términos relativos.

El PLD, entonces el principal partido de oposición, aprovecho la coyuntura, la capitalizo y asumió como principal tema de campaña el del “colapso bancario” y la “quiebra bancaria”. Nunca reconoció ni admitió que hubo fraude hasta asumir el poder en el 2004.

Luego de asumir el poder, el gobierno del PLD encontró una agria realidad. Un caso demoledoramente sustentado, innegable e incuestionable desde el punto de vista jurídico y una presión de la comunidad internacional para que los casos se llevaran a termino y que el seguimiento de los mismos no decayera.

La consecuencia de esa situación fue un largo (E incidentado) proceso, en el que a pesar de algunas eventualidades e inexplicables y lamentables sucesos (Como la exclusión del Listín Diario) finalmente hubo una sentencia con la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada que cerro el capitulo.

A esos que se acostumbraron a hablar tanto de la supuesta quiebra aun les cuesta trabajo decir “fraude bancario”. La sentencia definitiva no les hizo las cosas más fáciles. Esos mismos se han consolado con decir que por lo menos “la debilidad en la supervisión”, hecho innegable, le asigna una parte de la responsabilidad al gobierno de turno a la fecha.

A pesar de que ese gobierno fue el que descubrió el fraude (Que tenia en ese entonces mas de 14 años entre los que se cuentan 4 completitos del PLD) y el que sometió a los responsables y los proceso y el responsable de que hoy guarden prisión, el argumento no dejar de ser valido. Es cierto que el gobierno de Hipólito Mejía tiene parte de responsabilidad porque le tomo 2 años descubrir un fraude, altamente técnico y con mas de 14 años. La autoridad reguladora debe prever ese tipo de situaciones y corregirlas de forma inmediata cuando se presentan.

Ante esa situación nos preguntamos si los que han sido tan rigurosos en la evaluación del desempeño de la autoridad financiera que no detecto un fraude bancario a tiempo lo serán hoy cuando se presenta una situación análoga.

Nos preguntamos y no sabemos quien nos dará la respuesta. ¿Será verdad que los medios serán tan agrios al evaluar a un presidente de la republica y a un secretario de salud publica que ya han permitido que sucedan varias muertes por no haber asegurado que cuando ciudadanos compraban vacunas antirrábicas y antitetánicas era eso realmente lo que obtenían?

Algo nos dice que no

.