Cuando dimos seguimiento al proceso de convención interna del PLD escuchamos en infinidad de ocasiones como supuestamente el presidente ganaría la convención “90-10”. Fueron muchas las voces que inclusive recomendaban a Danilo retirarse para evitar la “humillación”.

A pesar de todo eso, Danilo se mantuvo impertérrito y orgulloso planteando que su suerte se decidiría en las urnas.

Nos causaba mucha extrañeza notar que a pesar del 90-10 y hasta 95-5 que del que se llego a hablar. La campaña interna del presidente tenía un tono sumamente agresivo que no se justificaba ante tal ventaja. No lo entendimos hasta el día mismo de las elecciones. Ese día vimos como, luego de una campaña verdaderamente vergonzosa y corrupta, se negó a Danilo lo único que había pedido: Que el día de las elecciones se contaran los votos sin influencia ni manipulación. Juego Limpio.

Ese día vimos como de la fila sacaban a personas que no estaban seguros con el presidente y les ofrecían dinero para que variaran su voluntad. Vimos como facinerosos andaban con fajos de billetes comprando voluntades, vimos como se buscaron los votos del presidente en sus casas y se les pagaba en efectivo y vimos también, como a pesar de todo y ante todo Danilo se alzo con un 30% de los votos. Es muy probable que cuando Danilo planteaba unos días antes de la convención que estaba arriba de unos cuantos puntos porcentuales tuviera razón. “Se impuso el Estado”, explico Danilo tristemente a sus seguidores, antes de auto relegarse a un retiro temporal de la política.

En la campaña Danilo mando mensajes e hizo todo lo posible para evitar el triunfo de Leonel, pero “se impuso el Estado”. Fue muy difícil para el PRD vencer a un candidato que de enero a mayo gasto cada tres días lo que el PRD gasto en toda la campaña. Hoy sufrimos las consecuencias.

Danilo ha sido considerado por mucho tiempo como uno de los más preparados e inteligentes estrategas de la política dominicana. Danilo supo cuando todo era inevitable y se mostró votando por su partido. Se sabe que Danilo tiene el control de un importante número de legisladores necesarios para imponer la reforma constitucional. Ya se sabe que no se puede contar con los reformistas, pues Leonel los tiene en el puño.

Es por eso que hoy nos preguntamos si Danilo será tan tonto de permitir que se apruebe una reforma constitucional que abre caminos ilimitados de validación a Leonel o si le cerrara la brecha y terminara la carrera política de Leonel, limitándola al 2012. Danilo tiene la oportunidad de un “round 2” con el equipo del presidente.

Algunos legisladores cercanos a Danilo han sonado sumamente críticos del gobierno en los últimos días. Eso podría ser un indicio.

En todo caso, el año que viene, ante la reforma constitucional, sabremos que tan tonto es Danilo…

Anuncios