Cada vez que se habla de “Estados fallidos” y se menciona a la Republica Dominicana entre ese grupo. Escuchamos al mismo grupo de “patriotas” ladrando y bufando contra esos malditos organismos imperialistas que se atreven a colocarnos en esa lista. Se oyen las voces indignadas y los cuestionamientos sobre el derecho de los mismos a colocarnos en listas de tan infame reputación.

Independientemente de la posible validez de esos alegatos. (La falta de calidad de quienes los plantean no necesariamente invalida los argumentos) Debemos preguntarnos a veces, ¿En que se basan esos organismos para evaluar e ingresar países a esas listas? ¿Cuales son los incidentes que nos colocan en tan “privilegiados” lugares en esas listas?

El día de hoy queremos responder, de forma muy parcial y limitada esa pregunta: Una de las principales razones se llama “estado de derecho”…

¿Qué es el estado de derecho?
El estado de derecho es la situación en la que en un Estado determinado se respetan las leyes vigentes. En las que esencialmente las autoridades se rigen, obedecen y se someten al derecho y al orden jurídicamente establecido.

Cuando las autoridades violan las normas e irrespetan los derechos y el proceso de ley, no hay estado de derecho.

Las autoridades están llamadas a dar el ejemplo y someterse a las disposiciones de la ley y las sentencias de los tribunales.

En los últimos meses hemos visto, como, en coherencia con la política insaciable del gobierno de hacerse de todos los fondos posibles, racional o irracionalmente, licita o ilícitamente. La Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales, ha venido queriendo imponer una decisión de obligar a todos los empleados públicos a afiliarse a la administradora pública, SENASA.

A pesar de que varios tribunales han fallado en contra de la Superintendencia, esta sigue resistiéndose a acatar la decisión del tribunal. La autoridad se resiste a acatar la norma jurídica basada únicamente en su situación de poder.

Si agregamos a ese caso, la violación constitucional en el caso de la Sun Land, la violación a la leyes presupuestales de educación, salud publica, La UASD, los ayuntamientos, la violación a las leyes de contrataciones publicas, a la ley de hidrocarburos y las violaciones alegres y descaradas por parte de funcionarios a las leyes y a los derechos adquiridos de los ciudadanos, tenemos que concluir que difícilmente podemos reivindicar un estado de derecho…

Después nos preguntamos porque nos catalogan como Estado fallido…

Anuncios