El gobierno mas corrupto de nuestra historia republicana es también el que mejor política comunicacional ha tenido. Es por eso que a pesar de todo lo que he hecho la percepción generalizada es mucho mejor de lo que debería ser.

Una de las falacias que más se nos ha querido vender es la de una supuesta “persecución y prevención de la corrupción”, que ha sido más que otra cosa una payasada de muy mal gusto en un sentido y baja persecución política en el otro.

¿Alguien recuerda de algún caso de corrupción que se haya conocido en este gobierno desde el 2004 a la fecha de algún funcionario de este mismo gobierno? José Joaquín Bido Medina ha llegado a quejarse por las docenas de expedientes que han sido engavetados.

Algunos de los casos que se cacarearon hasta el hartazgo, y que supuestamente vendrían, nos han dejado esperando. ¿No iba Hipólito Mejía a ir a la cárcel? ¿Y donde esta Guido Gómez Mazara? ¿Dónde esta Pepe Goico? ¿Qué paso con Malkum? Mucha espuma y poco chocolate…

Los casos de RENOVE y Baninter, los únicos que han tenido algún nivel de éxito, fueron casos iniciados por la anterior administración. Puede decirse con algún género de objetividad que por lo menos uno de ellos no se habría procesado si fuera por la opinión del actual gobierno. Del otro no diremos mas que la exclusión de algunos de los principales vinculados dice mucho del proceso.

¿Cuáles son los casos que han ocupado el tiempo del DEPRECO?

Se ha invertido una cantidad enorme de tiempo en molestar al ex-procurador general de la republica, Víctor Céspedes, con un caso en el que se han roto récords de descargos y absoluciones. Cuando perdimos la cuenta ya iban unas 5. ¿Se le puede ocurrir a alguien en su sano juicio reclamar la responsabilidad penal de un funcionario que hizo algo que una ley especifica le permite hacer? ¿O armar un caso en base a rumores?

Otro de los casos a los que se ha dedicado tiempo es el de Eligió Jáquez por el caso de los invernaderos. Resulta cómico que nadie se detuvo a pensar que cuando el programa de invernaderos se ejecuto Eligió ya no era el secretario de agricultura. Ese “detallito” no les preocupaba, pues era muy cercano a Hipólito como para no molestarlo. Los descargos pasan de 6 y ahora descubrimos que si se hubiera dado curso al programa estaríamos en una mejor posición competitiva, pero ese es otro tema…

Pero el caso más verdaderamente ilustrativo de la política de “persecución de la corrupción” es el caso de Cesar Sánchez. A Cesar Sánchez se le somete a la justicia por la “distracción” de unos 2,000 millones de los bonos soberanos. Lo primero es que no hay prueba alguna de que se haya beneficiado de ese dinero. Lo segundo es que hay pruebas incontrovertibles de que la CDE DEVOLVIO esos fondos a la tesorería nacional cuando se hizo claro que no se usarían. Surge la pregunta lógica: ¿Si los fondos fueron devueltos cual es el problema? Parece que alguna cabeza calenturienta y absolutamente ignorante de los principios jurídicos y de la cualidad de fungibilidad del dinero entiende que los fondos devueltos no son los mismos que se dieron originalmente. Es como pretender que se le pague a uno una deuda con las mismas papeletas (las mismas denominaciones y números de billetes) que se prestaron originalmente. Una verdadera barrabasada jurídica. Pero un caso como ese lleva al menos 3 descargos.

¿Alguien cree de verdad en la lucha contra la corrupción todavía?

.
Anuncios