En los últimos días hemos tenido una serie de discusiones sobre el tema de la solicitud que ha hecho el departamento de inteligencia de las fuerzas armadas, J2, a la Junta Central Electoral, del padrón de electores.

Algunos compañeros no han visto esta solicitud con la preocupación y alarma que nosotros hemos sentido. Tenemos buenas razones para la duda y para la preocupación.

Recordamos a nuestros amigos y compañeros que están tranquilos con la solicitud que quien solicita la información no es la Policía Nacional, ni el DNCD, ni el DNI. Tampoco apoyaríamos esas solicitudes, pero ese es otro debate. Quien lo solicita es el departamento de inteligencia militar de las Fuerzas Armadas.

Este departamento no tiene atribuciones para investigaciones de crímenes comunes, ni para investigaciones de delitos de naturaleza privada, ni para investigaciones de asuntos de orden publico que no incumba de forma directa a las Fuerzas Armadas mismas y sus actividades.

Recordamos también a nuestros amigos que estas son las Fuerzas Armadas del gobierno cuyo secretario de interior y policía dijo que sabrían por quien votarían todos los ciudadanos. El gobierno que ha intentado desarmar a la población civil legalmente armada. El gobierno que sin orden de un juez intercepto las llamadas de los principales lideres políticos del principal partido de oposición a menos de diez días de las elecciones. El partido que esta en medio de un intento de reforma constitucional que ampliaría de forma alarmante los poderes del jefe del Estado en desmedro de los demás poderes del Estado. El gobierno que ha presionado como nunca a periodistas independientes y de oposición. El gobierno que más ha gastado para ganarse el favor de periodistas. El gobierno con la política mediática más agresiva de nuestra historia. El gobierno que se ha negado a entregar documentos públicos cuando se les han solicitado. El gobierno que ha violado las leyes de forma más olímpica de nuestra historia. El gobierno que ha nombrado delincuentes y ciudadanos sub-judice en puestos de importancia. El gobierno que dejo solo a un senador que denuncio una mafia de trafico de drogas en la que estaban involucrados funcionarios desde miembros de las Fuerzas Armadas hasta funcionarios civiles representantes del presidente en la provincia.

Nosotros solo hemos sumado dos mas dos. ¿Para que el padrón de la junta? Rápidamente podemos pensar que cruzándolo con el padrón del PLD sabrían quienes no son peledeístas y también tendrían sus direcciones.

¿Es exagerada nuestra preocupación? No lo creemos. Y no nos gusta.

Anuncios