La lógica indica que los más aptos son los que habrían de dirigir los destinos de cualquier grupo. Hasta en los animales los puestos de dirección se ganan a fuerza de alguna habilidad especial que se tiene por encima de los demás, esta habilidad generalmente es algo que para todos los demás del grupo es evidente, la cabellera, la fuerza, etc., etc.

Parecería nuestra capacidad de razonar es muy limitada. Es un país donde existen personas con un alto nivel intelectual, académico y profesional, pero son los menos capaces los que gobiernan, los ciegos están guiando a los tuertos.

Basta con ver algunas figuras del quehacer nacional, personas que son asesores del poder ejecutivo, secretarios de estados, etc. Con solo oírles hablar nos damos cuenta del bajo nivel de formación que tienen y aun así tienen el tupe y la caradura de creerse ser los mejores de la nación.

Lo triste es que los que si tienen la capacidad no se lanzan al ruedo, unos por comodidad, otros por miedo a dañar su buen nombre y es que ser político en un país como el nuestro es casi una garantía de daño a la buena fama que alguien haya podido cultivar.

El día deberá llegar en el que todos los dominicanos con sentido y sentimiento seamos más, el día llegara cuando los tuertos lideren a este país de ciegos.

Anuncios