En los últimos días hemos dado un discreto seguimiento al caso de LADOM contra los periodistas Huchi Lora y Nuria Piera.

No hemos querido comentar demasiado a pesar de que escribimos una serie de artículos sobre el caso LADOM cuando estaba en su momento mas critico. La razón es fundamentalmente que nuestro equipo no está conteste en cuanto a la posición a tomar en el caso. Los que tienen mayor experticio en el área educativa tienen una posición muy radical de apoyo a los periodistas y contra LADOM. Las razones son obvias: Estamos hablando de lo que constituye para muchos estudiantes de escasos recursos la única y mas segura alimentación diaria. Un engaño o incumplimiento en los niveles nutricionales acordados es imperdonable. También están otros detalles que son cabos sueltos que LADOM no ha sabido explicar. ¿Por qué importa LADOM mas suero desproteinizado (Cariñosamente “suero e’ puerco) que cualquier otra compañía si no es para usarlo en sus productos? ¿Por qué vende LADOM que es imposible utilizar suero en sus maquinarias “porque las dañaría” cuando uno de sus ejecutivos admitió públicamente, en video, que se usaba para “bajar los costos” en algunos de sus productos mas económicos? ¿Debemos pensar que LADOM importa suero para no usarlo? ¿Somos idiotas?

Por otro lado están los miembros de nuestro equipo con mayor experticio en el área legal y la posición de estos es que a pesar de estar de acuerdo con todo lo anterior es cierto también que es posible que Nuria y Huchi hayan declarado de forma categórica que el suero es usado en los productos utilizados en el desayuno escolar. Esto es algo que si bien podría presumirse no se desprende de la información objetiva disponible y ahí podría haber habido un exceso. En ese sentido podría haber responsabilidad civil y penal.

Lo que si rechazamos de forma unánime y categórica es que se quiera jugar con la ignorancia de la gente y faltar al respeto a la inteligencia de los que no somos ignorantes.

Hemos escuchado argumentos tan estúpidos como que las vacas no producen los niveles proteínicos requeridos. Esto lo primero es que no es cierto, porque aun el estudio que se utiliza y según el cual el promedio daba 2.97 indica, por lógica, que hay muchas vacas dando por encima de lo requerido. Solo habría que seleccionar las que den el nivel y utilizar esas para el desayuno. También se sabe que elevar el nivel de proteína mediante la simple adición de la misma no es algo demasiado complejo. De hecho ya sabemos que las últimas pruebas realizadas exceden lo requerido. ¿Y entonces?

En el día de hoy escuchamos uno verdaderamente increíble. Que no se puede confiar en pruebas que no se tomen de forma prácticamente masiva porque es lo mismo que si se realiza un análisis social mediante encuesta. Que hace falta una cantidad minima de unos 1200 para que se considere la encuesta representativa. Es decir, se compara una persona, con una mente independiente, con un producto industrial inanimado que se supone que tiene o debe tener un control de calidad y que esta supuesto a tener exactamente el mismo contenido en cada cajita. Es por eso que se presentan datos nutricionales, se supone que sea exactamente el mismo nivel en toda la producción que sale. Claro que hay que tomar diversas muestras para asegurar que cualquier anomalía se corrija, pero tanto como comparar un proceso industrial con un proceso social es demasiado.

Desde que el gobierno puso el ejemplo con un presupuesto publicitario que controla, modela y amordaza la opinión publica y los “comentaristas independientes” nadie queda mal…si tiene con que pagarlo…