En el día de ayer el senador de Barahona, Noe Sterling Vázquez, dijo que se quería usar a su hijo como chivo expiatorio para cubrir a un capitán que traslado a los ejecutados en el caso de Paya.

Hemos escuchado también las declaraciones de los abogados del principal implicado en el caso y hay muchos detalles espinosos y cabos sueltos.

Hemos sido testigos de las denuncias del senador de Baní implicando altas autoridades civiles y militares.

Hemos visto a un PLD que no ha apoyado al senador de Baní y que hasta ha amenazado con silenciarlo (Franklin Almeyda dijo que podría ser sancionado)

Somos testigos de lo que si no puede llamarse “Narco Estado” por lo menos puede llamarse sin miedo “Narco Región” o “Narco Provincia”.

¿Quién le pondrá el cascabel al gato?

Anuncios