Luego de las mal manejadas tormentas Noel y Olga, de los muertos y de los millones en perdidas materiales, algunos países hermanos se interesaron y enviaron todo género de ayudas. Uno de estos países fue Venezuela.

Venezuela ofreció y construyo un proyecto concebido para los damnificados en terrenos donados por una organización del pueblo mismo.

Este proyecto se ha politizó y se hicieron unas listas que incluían personas que no cumplían con los parámetros que se habían definido. Personas sin casa, personas de escasos recursos, pero no damnificados. Sobre todo, personas relacionadas con el Partido de la Liberación Dominicana y más específicamente del gobernador de la provincia.

Esta famosa lista genero una serie de conflictos y la lista estaba siendo “revisada” para fines de “depuración”, pero ayer se hizo algo que hoy nos hizo despertar con vergüenza. Se entregaron todas las casas, aun sin acabar el proyecto, a las mismas personas que se habían objetado en principio…

Los peledeístas ya se conocen por hacer negocios en casos de tragedia. El caso de Georges es paradigmático. Pero vender eso en el ámbito internacional esa imagen es verdaderamente bochornoso.

Ojala esto no acabe en tragedia y ojala no nos pase como en la tragedia de la gallina de los huevos de oro, pues si algo hay seguro es que los venezolanos no han quedado complacidos con la “voracidad peledeísta”…