Los que hemos dado algún tipo de seguimiento al discurrir de las campañas electorales y de las elecciones de este año en los Estados Unidos no dejamos de darnos cuenta de un afán por presentar las cosas como una lucha cerrada.

A pesar de temas que son inmensamente difíciles de superar o de responder para los republicanos como son los temas de la guerra de Irak y de Afganistán, la economía, la crisis inmobiliaria, la crisis del petróleo, la crisis de los alimentos y la inflación, se nos siguen presentando las cosas como una lucha cerrada.

No es tampoco algo completamente extraño. Si se dejaran de manipular las cosas y se dejaran las cosas tomar su curso natural veríamos que las elecciones en los Estados Unidos son cualquier cosa menos una lucha cerrada.

Para las cadenas televisivas, resulta de interés presentar las cosas así, pues si un candidato saca una ventaja clara de unos 10-15 puntos porcentuales el interés en las elecciones y el seguimiento de los televidentes caerían. Es por tanto de sumo interés comercial, lo de la lucha cerrada.

Vemos en las encuestas, algunas de las cuales ya han sido criticadas por tener unos márgenes de error fuera de los parámetros acostumbrados, que Obama le lleva a McCain unos 3-7 puntos porcentuales en sentido general. Podríamos decir que es una lucha cerrada.

La realidad es que en un sistema de votos electorales como el de los Estados Unidos, las encuestas nacionales no tienen tanto significado como lo podrían tener en países con sistemas electorales más sencillos. En los Estados Unidos cada estado tiene un número de votos electorales, y es el que alcanza la mayoría de los votos electorales quien alcanza la presidencia. Actualmente el senador Obama tiene mayoría, según las encuestas, en estados que le garantizan unos 243 votos electorales de un total de 270 que se necesitan para ganar. El senador McCain tiene unos 189 de 270 que se necesitan para ganar. En los estados en los que hay lucha cerrada y que determinaran quien es presidente Obama esta arriba en las encuestas. (En todos) Obama solo necesita 27 votos electorales más para ganar. Si Obama gana solo la Florida gana las elecciones. Pero si gana Ohio y Michigan también. Puede también ganar Nevada, New Hampshire y Ohio y logra la presidencia. Recuerden que solo le faltan 27. Si McCain gana la Florida, Michigan, New Hampshire, Ohio y Nevada (Y esta abajo en todos en las encuestas) no llega a la cantidad necesaria. Las elecciones en los Estados Unidos, estimados lectores, no son una lucha cerrada…