Recientemente el senador Wilton Guerrero denunció que todas las autoridades en Baní estaban involucradas en el trafico de drogas.

En principio hubo un intento fallido de desacreditarlo e inclusive el entonces presidente de la DNCD le acusó de irresponsable. Tres días después el senador respondió con una rueda de prensa que hizo temblar al país, pues probo que cuando habló, habló con pruebas…

Desde ese entonces ha habido una fuerte presión de la sociedad para que se dé respuesta a esta situación.

En los últimos días hemos visto esfuerzos de “resolver” de forma apresurada y forzada. Es una vieja técnica, sobre todo de los militares y policías, para echar tierra a las cosas y quitarse la presión…

La única esperanza de que esto se resuelva de verdad es que el senador Guerrero se la esta jugando y esta respondiendo cada vez que se trata de cerrar este caso de forma apresurada. Solo nos queda rogar a Dios por la salud del senador Guerrero…

(Alguien dijo “Narco Estado”?)