Hace unos días vimos en los medios de comunicación como el presidente de la suprema corte de justicia se quejaba de que el jefe de su seguridad personal y jefe de seguridad de todos los jueces de la suprema, conjuntamente con la subjefa y algunos oficiales mas habían sido puestos en retiro sin cumplir siquiera con la cortesía de avisarles de esta medida. Básicamente, un día llegaron y no tenían seguridad.

A esta queja respondió el jefe de la policía indicando que eran medidas rutinarias. Parece que es rutinario poner en retiro a los principales oficiales de la seguridad de los jueces de la suprema corte de justicia sin nombrar suplentes de forma inmediata.

Las cosas llegaron al punto de que inclusive unos tres días después y ante la situación de que no solo habían puesto en retiro a los principales oficiales sino que tampoco se nombraba a sus reemplazos, el presidente de la suprema reclamó que se nombraran a los suplentes.

Finalmente, el presidente, de forma benévola, ordeno el reintegro de esos oficiales y todos contentos y felices.

Sabiendo de los procesos pendientes que tiene la suprema, incluyendo el de la Sun Land, diríamos que este incidente bien puede llamarse “una advertencia silente”…