El ex-procurador general de la republica, Víctor Céspedes, conjuntamente con Cesar Sánchez, es ejemplo paradigmático de la persecución política.

A Víctor se le ha sometido por dos casos y ha recibido absoluciones y no ha lugares de tantas instancias que ya perdimos la cuenta.

Sus casos han sido casos jurídicamente trastornados, casos irracionales e inexplicables. ¿Cómo someter a alguien a la justicia por una acción que una ley especifica le permite? ¿Cómo someter a alguien por una acción que es atribución y derecho de la función que ejerce y que últimamente es decisión del presidente en ejercicio de las atribuciones del art. 55 de la constitución de la republica? ¿Cómo someter a alguien por un supuesto soborno sin ninguna prueba en ese sentido? Son cosas que desde el punto de vista jurídico son verdaderamente extraordinarias e inexplicables.

Todo eso tiene una justificación muy sencilla. Fuera del funcionario que tiene una enemistad personal que ahora mismo no queremos detallar se trata de que un departamento que tiene prohibido cursar casos de funcionarios del PLD y que debe hacer algo…o aparentar que se hace algo…

Verdaderamente hay gente que cree que el poder dura para siempre…