Hace mucho que algunos lectores y amigos nos habían pedido abordar el tema de las elecciones en los Estados Unidos de America y el fenómeno político que Obama representa. La verdad es que con el ambiente nacional tan caldeado se nos había hecho un poco difícil sacar tiempo para abstraernos de la realidad nacional y hacer algún tipo de análisis del fenómeno.

Primero que todo debemos aclarar que simpatizamos con el senador Barack Obama y también que nuestra admiración viene de hace mucho. Hace unos cuatro años tuvimos el privilegio de escuchar el discurso de Barack Obama ante la convención demócrata que eligió a John Kerry. En aquella ocasión nos pareció tener un privilegio no común a nuestra generación. Fue como en los tiempos de Peña Gómez, cuando un discurso podía emocionar y crear esperanza. En aquel entonces estaba luchando por la senaduría de Illinois y a pesar de ya ser considerado uno de los políticos más interesantes y de las más importantes promesas del partido demócrata no se perfilaba como un candidato, por lo menos no antes de concluir su primer período como senador.
No somos dados al sentimiento a flor de piel ni somos admiradores de la cotorra vacía como nuestros lectores sabrán bien, pero el caso de Obama es verdaderamente impresionante. Obama es una persona energizante, carismática y realmente diferente.

Independientemente de nuestra admiración por el candidato demócrata debemos decir que al considerar que las oportunidades de Obama en este otoño son inmejorables lo hacemos desde el punto de vista meramente objetivo.

Hemos tomado algunos puntos de análisis para probar lo que decimos.

La popularidad del presidente Bush es actualmente una de las más bajas, sino la más baja en la historia de un presidente de los Estados Unidos. Siendo del partido republicano, eso definitivamente daña al candidato de su partido, John McCain.

Otro detalle que no ayuda es el escándalo de corrupción en el que esta involucrado el senador de Alaska Ted Stevens, que ha sido acusado formalmente de cargos de corrupción. Siendo también un funcionario republicano es un factor que también afecta no solo al candidato republicano, sino a todos los senadores y representantes que tienen elecciones en Noviembre. De hecho se ha estado hablando inclusive de la posibilidad de que el partido demócrata pueda lograr una mayoría 60-40 en el congreso lo que significaría que sería invulnerable a las maniobras o bloqueos de los republicanos. Es significa que el candidato demócrata no solo ganaría las elecciones, sino que tendría una oportunidad inigualable de lograr cambios significativos.

Un factor importante es el hecho de que el pueblo americano esta cansado de la guerra de Irak, del manejo poliquero e ineficiente de ese conflicto. Y es que ya se sabe que las causas fueron falsas, se sabe que el gobierno intimidó a personas que dieron a conocer ese hecho de forma oficial (El escándalo de la agente Valerie Plame y el embajador Wilson está vigente aun) se sabe que la fabricación de evidencia llegó a la oficina vicepresidencial y presidencial (Karl Rove, principal asesor político del presidente Bush tuvo que renunciar y todavía tiene problemas con la justicia) La gente está al tanto de que el problema en Afganistán ha empeorado y en las ultimas semanas han aumentado los ataques y las muertes en Afganistán. La guerra dejó de ser un factor a favor de los republicanos.

La economía de los Estados Unidos está en uno de sus peores momentos en décadas. Esa percepción de que la economía se daña en manos de los republicanos y el manejo negligente y poco eficiente está haciendo mucho daño a la candidatura de McCain. La crisis inmobiliaria, la de los mercados bursátiles, la del petróleo y la alimentaria son mucho más que lo que hizo falta para que Bush padre perdiera las elecciones de Bill Clinton, a pesar de ser un presidente en ejercicio con una de las tasas de popularidad más altas en la historia de los Estados Unidos.

Esta también el factor desgaste. El presidente Bush tiene ya ocho años en la Casa Blanca y el pueblo americano esta agotado no solo del presidente sino también del partido republicano.

El candidato republicano, a pesar de ser un héroe de guerra tiene dos factores que le hacen todavía más daño que los demás (Y es mucho decir), el problema de la edad y el del cáncer maligno de la piel que tuvo hace años. Muchos se preguntan si McCain está en capacidad de asumir el mando y si estará en plenas condiciones de salud en virtud de que con frecuencia es sometido a biopsias y exámenes. Esto no le ayuda en la preferencia del electorado.

En el día de mañana publicaremos la segunda parte del artículo…
Anuncios