La reelección del presidente Leonel Fernández costó mucho a este país, mucho…

Hemos estado escuchando con mucha insistencia la queja de los productores de cebolla de Vallejuelo por la falta de pago del gobierno que les compro la producción de cebolla y ahora se niega a pagar.

Gracias a algunas indagaciones y al reciente reportaje de la siempre combativa Nuria Piera hemos comenzado a entender en que se diferencia este conflicto de las demás faltas de apoyo, pago y financiamiento a los agro-productores, que son muchas.

En la campaña recién finalizada se hizo de todo, se gastó cualquier cantidad de dinero y se hizo un derroche desvergonzado de recursos. La crisis que vivimos ahora, la debemos en gran parte a ese gran dispendio que le antecedió.

Entre las cosas que se hicieron fue pagar a partidarios y comprar voluntades mediante la entrega de facturas por venta de cebolla. Una serie de mecanismos fueron utilizados. Uno de ellos, el de restar al peso entregado por los cargamentos legítimos y dárselo a los parciales para que los aportaran como contraparte a la “venta”.

El problema ahora consiste en que no hay dinero para pagar todas las facturas y los verdaderos productores se han quedado “enganchados”. Esto puede representar la quiebra del sector en Vallejuelo. Los políticos ya no nos sorprenden, pero la verdad es que el PLD se esfuerza bastante…

Algo huele mal, muy mal, y pueden estar seguros que no es cebolla…