El presidente Hipólito Mejía tuvo una rueda de prensa en el día de ayer en la que abordó de nuevo el caso Baninter. Fue básicamente la lectura de la segunda carta publica que el presidente Mejía envía al presidente Fernández.

El presidente Mejía plantea que sus actuaciones vienen a ser reivindicadas ahora por la sentencia definitiva del caso Baninter. Estas actuaciones ya habían sido validadas por organismos como el FMI, Banco Mundial, BID, la CEPAL, el PNUD, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, las embajadas extranjeras (Estados Unidos, Unión Europea, Canadá), los expertos internacionales, la Asociación de Bancos de la República Dominicana, el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Participación Ciudadana y la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), pero a pesar de eso todavía el presidente Fernández insiste en comenzar sus discursos con un “cuando recibimos el desastre que nos dejo el anterior gobierno” (en diversas formas y colores) Eso, en nuestra opinión, justifica la carta del presidente Mejía.

La sentencia, según la carta de Hipólito, confirma todos los cargos, aun aquellos atribuidos al interés reeleccionista del presidente Mejía.

Nos parece que el interés del presidente Mejía es valido en el sentido de que el ha permanecido callado mucho tiempo y ha soportado de forma estoica todos los ataques y la campaña mediática del PLD y de los infractores. Ahora que las sentencias son definitivas quizás sea hora de comenzar a limpiar su imagen.

El presidente aborda en su carta diversos temas que han sido manejados de forma evidentemente interesada y politiquera como el tema del salvamento. Ya ha sido probado era imprescindible para salvar la banca del colapso, además del punto difícil para Fernández de que a pesar de haber criticado el proceso, recibió el dinero de su fundación (Mas de 100 millones)

El presidente Mejía pone una serie de ejemplos de casos de países desarrollados que también han tenido que realizar salvamentos de montos, inclusive mucho mayores, como analizamos en el día de ayer.

Finalmente el presidente Mejía expresa que en medio de una campaña electoral y consciente del efecto que tendría esto en su campaña actúo de forma responsable y valiente.

En esto estamos de acuerdo con el presidente Mejía. A pesar de todo lo que podamos tener contra el presidente Mejía damos a Dios gracias todos los días porque el presidente era Mejía y no Fernández cuando llego el momento.

¿Hay quien piense que Leonel Fernández habría tenido el valor personal, los pantalones y la decisión para hacer lo que hizo Mejía, aun cuando haciéndolo se jugaba su carrera política?