Hoy habla el presidente (de nuevo) Recordamos que el presidente habló hace exactamente una semana y no terminamos de comprender como es que si el presidente habló la semana pasada se ve en la necesidad de hablar de nuevo hoy.

Se nos ocurren algunas razones.

No logró el objetivo en la primera alocución. Nuestro presidente estaba tratando de ganar tiempo. Estaba mas bien tratando de ver que tanto crédito le quedaba en el “Banco de la buena voluntad y la credibilidad” de la prensa y del pueblo. Es evidente que no le quedaba mucho crédito por los titulares que siguieron y que de forma más o menos generalizada opinaron que el presidente decepcionó a la opinión publica.

Fue realmente un espectáculo de mal gusto. El presidente invito a una serie de periodistas elegidos nadie sabe con que criterios, pues los alegatos de discriminación fueron muchos, para una mal llamada “rueda de prensa” que no fue eso ni nada.

La presión lo obliga a adelantar algunas de las medidas que tenía planeadas para el 16 de Agosto. Hace unas semanas parecía evidente que el presidente no pretendía hablar. La estrategia de ganar tiempo parecía estar funcionando. El presidente se arreglo un largo viaje casi inmediatamente después de las elecciones cuando la gente esperaba soluciones y medidas. Pero todos saben que nada se hace si no esta el presidente (En esta “Banana Republic”)

El presidente llego y pareció pensar que la inversión (que no paro nunca) en propaganda y publicidad ya le habría logrado algo de oxigeno con que llegar al 16 de Agosto. Su experiencia no fue esa. Cuando llego la presión le tomo desprevenido y a pesar de retardar lo más posible su “deposición” no pudo evitarla luego de varias semanas.

Cuando llega el momento se destapa con una “cátedra” sobre la situación internacional que no sirve de nada. Hay dos categorías: Los que entienden la crisis no necesitan que Leonel se la explique. Los que no la entienden, probablemente no la van a entender porque Leonel se la explique, mucho mas con el lenguaje a que nos tiene acostumbrados nuestro “ilustre líder”. (Unos le llaman hablar bonito, otros cotorra, elija usted su preferida)

El caso es que el día de hoy el presidente se ve obligado a adelantar algunas medidas de las que tenia para lograr algún efecto luego.

Nuestra predicción. No esperen mucho. No esperen que lo poco que prometa sea cumplido. No esperen aumento. (Por lo menos no significativo, o sea, 30% o mas) No esperen austeridad (por lo menos no que se cumpla) No esperen mejoría.

¿Que pueden esperar? Un aumento bestial de impuestos de esos que no se ven (los administrativos) esperen aumento de tasas, sellos y todo tipo de derechos que se paguen en Secretarias de Estado, Direcciones Generales, etc. Es decir, esperen la reforma fiscal de una forma que no puedan verla claramente…

Leonel ya nos ha gobernado 8 años y conocemos su estilo. Cobrar muchos impuestos, gastar mucho dinero, aumentar el gasto publico y nunca, nunca reducirlo…pero ese es otro tema que prometemos tomar luego.

Finalmente, el discurso del presidente se da a menos ¿alguien toma la apuesta?

Anuncios