El día que dejamos de pensar IV

En días recientes tuve la oportunidad de hablar con una amiga PLDista que trataba de justificar la razón de su voto morado. En la discusión se empezó a discutir el asunto del presupuesto de educación, ella argumentó que lo que importa es como se usa lo asignado, no importa tanto la cantidad asignada.

Interesante argumento si se obvia el hecho de que la Ley General de educación 66’97, que por cierto es promulgada en el primer gobierno del PLD, establece que el presupuesto de educación debe ser un mínimo de 4%; o sea, que al asignar solo el 1.7% el gobierno no solo esta abusando del pueblo sino que viola la ley. Es muy fácil decir que no es nada que le den 4000 pesitos a una persona del comité de base si no se sabe que un maestro tiene que estudiar 4 años para que le paguen 6800 y a un pendejo que no sabe ni escribir su nombre y que no esta realizando ningún servicio a la nación le están pagando 4000 pesitos.

Es que de verdad que sufrimos de una oligofrenia tan profunda que somos capaces de ver este tipo de cosas y aun así querer justificar un voto por Leonel.

Reitero que yo particularmente no voto, pero aquel que lo haga debiera poseer información suficiente como para que su decisión sea una decisión racional.